sábado, 10 de noviembre de 2007

San Juan de Aznalfarache


San Juan de Aznalfarache es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2006 contaba con 20.121 habitantes. Su extensión superficial es de 4 km² y tiene una densidad de 5.042,5 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 22' N, 6º 01' O. Se encuentra situada a una altitud de 49 metros y a 4 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Historia:

Los primeros pobladores de estas tierras pudieron ser los tartessios, que dieron a la localidad su primer nombre: Osset. Los romanos también se instalan en estos parajes para fundar Iulia Constantia, importante plaza que se hallaba fortificada y que seguiría utilizándose como tal por visigodos y musulmanes. Estos últimos la denominan Azn Al-Xaraf ("fortaleza en lo alto"). Fernando III el Santo la conquista a mediados del siglo XIII para la Corona de Castilla, concediéndosela a los caballeros de la Orden Militar de San Juan de Jerusalén. De la fusión de la antigua denominación árabe con la de esta Orden nace el actual nombre de la población. En 1627, el Conde-Duque de Olivares compra la villa de San Juan de Aznalfarache.

El núcleo urbano está situado al borde de la cornisa del Aljarafe, ocupando un altozano de 47 metros de altitud, desde el que se divisa la Vega del Guadalquivir. El origen del asentamiento debió ser defensivo, aprovechando la altura del cerro Chaboya, colindante con el actual Cerro de los Sagrados Corazones. La expansión fuera del recinto alto no se produce hasta mediados del siglo XVIII, dirigida hacia el sur y al borde del camino de Gelves (la calle Real).

Durante el siglo XIX, el casco urbano estaría compuesto por la citada calle Real, la de Arriba (camino de Mairena), la de Abajo y los dos callejones del río y de la muralla. El verdadero desarrollo urbano se produce a partir de la aparición del ferrocarril de Cala a primeros del siglo XX. Después de la Guerra Civil, se inicia un enorme crecimiento urbano hacia el suroeste, teniendo como eje ordenador el camino de Mairena. Se crea en sus bordes norte y sur una trama ortogonal de manzanas alargadas que se van colmatando rápidamente de edificaciones.

En los años 40 también se acomete la ordenación del cerro del Castillo, construyéndose el Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que con sus instalaciones religiosas anejas ocupa la plataforma central y oriental de dicho cerro, significando la primera gran alteración del solar histórico de la antigua fortaleza. También se construye en la zona meridional del castillo (Barriada de Nuestra Señora de Loreto) y en la zona norte, llegando a los años 60 con el altozano totalmente edificado y transformado. El antiguo fuerte queda totalmente destruido.

En la década de los 60, por el efecto metropolitano de Sevilla, San Juan se convierte en un barrio-dormitorio de la capital. La localidad va ampliando su retícula urbana hacia el suroeste (sobre el camino de Mairena del Alajarafe), hacia el norte y hacia el sur.

En la actualidad, San Juan se divide en dos sectores urbanos claramente separados por el trazado de la Autovía de Sevilla a Coria del Río, construida en la década de los 80. El Barrio Bajo es el reducto originario (siglos XVIII y XIX), con predominio de las construcciones tradicionales. Su pequeña trama urbana se configura en torno a los caminos de enlace con otros municipios aljarafeños (Gelves, Tomares, Mairena, Bormujos), entre la falda meridional del cerro y el río.

El Barrio Alto es la prolongación natural del núcleo urbano hacia el suroeste, ya que el extremo oriental quedaba cortado por el cauce del río Guadalquivir. Es un sector de topografía más movida, ocupado con una trama urbana muy geométrica, de alta densidad constructiva y con tipologías modernas, o sea, con otra concepción de la ocupación del espacio. A ambos lados del eje principal, en todo este Barrio Alto, se suceden de forma paralela una serie de calles rectas y largas, especialmente hasta el cruce con la carretera de salida a Palomares del Río. A partir de ahí, la trama se complica algo más, con calles igualmente rectas y tipologías variadas (chalets adosados, bloques de viviendas). Este crecimiento se ha efectuado cuesta arriba, llegando un momento en que la edificación ha alcanzado el límite municipal de Mairena, por lo que se produce una continuidad edificatoria entre ambos pueblos (barriada de Lepanto).

En los terrenos situados al sureste de la población se localizan instalaciones industriales y de equipamientos que ocupan grandes extensiones de suelo: diversas industrias, el polideportivo municipal, el Ayuntamiento, centros educativos, etc. En el sector norte de San Juan, el suelo está destinado a diferentes usos terciarios: la R.T.V.A., dos hipermercados, un hotel de cuatro estrellas, etc.

Entre sus edificaciones de interés histórico artístico destacan la capilla de Nuestra Señora del Rosario, la iglesia de San Juan Bautista (de estilo neomudéjar, 1929) y la de los Sagrados Corazones (el llamado Monumento, de los años 40), así como los restos de murallas de lo que fuera el alcázar musulmán y la hacienda de Valparaíso.

Fuente: http://www.sevillaweb.info