sábado, 22 de diciembre de 2007

El Parque de Miraflores


El Parque de Miraflores está situado en la zona norte de Sevilla, limita con El Parque Atlántico (Carretera de Carmona), Circunvalación Norte y la Barriada de Los Arcos, se realizó sobre las antiguas fincas de La Albarrana y la Hacienda de Miraflores, encavado dentro del Distrito Macarena.

En su interior, se encuentra la única laguna natural urbana de Sevilla, con vestigios de huertas y cultivos que aún se conservan. En sus terrenos, concretamente los que pertenecían a la antigua finca La Albarrana, se ha encontrado un aljibe manantial de origen árabe que, a través de canalizaciones, proporcionaba el agua al Hospital de Las Cinco Llagas. Está conectado a un pozo noria, también de origen árabe, formando un complejo sistema hidráulico. Junto a este pozo se han encontrado materiales de talla del Paleolítico.

En la llamada Hacienda de Miraflores destaca una Torre Almohade, cuya construcción data del siglo XIII, así como los restos de una Villa Rural romana (siglos II a. C). Se da la circunstancia, que los hallazgos arqueológicos fueron comunicados al Ayuntamiento por los propios vecinos, que a su vez son los verdaderos artífices de este parque que, aun hoy en el 2004, tiene mucho que aportar a Sevilla, como ya ocurrió con el del Alamillo.

En 1987, a la vez que se aprueba el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla que incluye el Parque de Miraflores dentro de los sistemas generales de espacios libres de la ciudad, se concluyen las primeras obras de acondicionamiento de los terrenos comprendidos entre el antiguo camino a Miraflores y la cuña en contacto con la Carretera de Carmona.

Se trata fundamentalmente de obras encaminadas a la redefinición topográfica, retirada y redistribución de las inmensas escombreras existentes, sobre todo en la zona oriental y central, y a la recuperación del trazado fluvial histórico, que, aprovechando una mayor depresión del terreno, acaba transformándose en un lago que ocupa el centro gravitatorio del área afectada.

En la actualidad se ha cerrado y delimitado el parque y reordenado sus accesos, se ha Reforestado con especies autóctonas. Se está restaurando el Cortijo de Miraflores, habiéndose construido un puente que atraviesa la antigua carretera de la Expo.

Una vez concluido, Sevilla contará con un Parque de 86 Hectáreas que será en el futuro un enclave central en la trama sevillana de espacios verdes, que contará con más de 100 zonas de ocio y recreo para disfrute de la población de la zona norte, además de un lugar donde admirar el patrimonio histórico.