jueves, 4 de octubre de 2007

Mairena del Alcor


Mairena del Alcor es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2006 contaba con 18.710 habitantes. Su extensión superficial es de 69 km² y tiene una densidad de 262,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 22' N, 5º 44' O. Se encuentra situada a una altitud de 135 metros y a 25 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Está en la comarca de Los Alcores, compuesta por la propia Mairena, Carmona, Alcalá de Guadaira y El Viso del Alcor, pueblo vecino que dista apenas 2 km.

Historia:

El nombre de esta localidad es de origen árabe (Maharana), que significa "hato de pastores". Sería un enclave defensivo con su fortaleza, siendo conquistada por las tropas castellanas de Fernando III en 1.248. En el Repartimiento de Sevilla, Mairena es donada a la Orden Militar de Calatrava, concesión que es suspendida en 1342 por Alfonso XI, quien otorga estas tierras al señor de Marchena, Pedro Ponce de León.

La cabecera municipal se localiza sobre una línea de dirección suroeste-noreste, que marca con un fuerte escarpe topográfico la divisoria entre la Campiña (en cota baja) y los Alcores (en cota alta).

La génesis del asentamiento es el castillo árabe, construido en la zona alta, al borde del escarpe y con la función de proteger las explotaciones agroganaderas del territorio circundante. El primitivo centro urbano coincide con la actual plaza de la Iglesia Parroquial, desde la que parten las restantes calles que estructuran la ciudad musulmana: Real (de este a oeste), del Castillo (hacia el sur) y completando todo el sector norte, Tomás de Po, León XIII y San Bartolomé, que parcelan todo el área hasta la calle Ancha, que actúa como ronda de circunvalación, adaptada al trazado de la muralla. Tiene su importancia en la fijación del asentamiento la presencia de la fuente de Alconchel, situada junto a la puerta de Levante. Entre la fuente y la puerta surge la primera plaza extramuros, sin originar un arrabal por la cercanía del escarpe. La puerta de Poniente, más alejada del mismo y situada en el cruce de los caminos de Gandul y de Sevilla, sí genera un auténtico barrio extramuros, que terminará conformando una gran plaza que se convertirá en el actual centro urbano, la Plaza de las Flores.

A finales del siglo XV y principios del XVI, se reedifica el castillo y se construye un nuevo palacio en la calle Real, que se convierte en la espina dorsal de la villa. Durante el siglo XVI se reutiliza el núcleo intramuros y se consolida el arrabal occidental. En los siglos XVIII y XIX sigue la expansión hacia el oeste.

Durante el siglo XX continúa esa misma tendencia de crecimiento, ocupándose los terrenos de la vieja Feria, entre la calle Gandul y la carretera Alcalá-Carmona, que se transforma en alameda (hoy Avenida de Andalucía). Surge el barrio del Mercado y se produce un desarrollo hacia el norte, siguiendo el trazado de la vieja muralla, con una estructura reticular de pequeñas manzanas. En la década de los 60, el influjo positivo del Polo de Desarrollo de Alcalá de Guadaira permite que la actividad urbanizadora continúe, sin variar la dirección de desarrollo, el camino de Alcalá y el espacio entre la carretera y el camino de Gandul. En los años 70 han surgido parcelas de uso industrial en terrenos al norte de la travesía, hasta el límite con El Viso, formando casi un continuo urbano con dicho núcleo. También han florecido las urbanizaciones periféricas de segundas residencias.

Entre sus edificaciones de interés histórico artístico destacan la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, las ermitas de San Sebastián (siglo XV) y del Cristo de la Cárcel (hacia 1.400) y una interesante arquitectura civil de los siglos XVIII y XIX.

Fuente: http://www.sevillaweb.info