martes, 24 de junio de 2008

El Cortijo de Pino Montano

El amigo Antonio Ruiz de Alda me envía al correo una información sobre el Cortijo Pino Montano corrigiendo lo expuesto en su día en la entrada de dicho barrio.

El Cortijo de Pino Montano, sobre cuyos terrenos se alzó el barrio, es un lugar sobre el que pesa la leyenda: villa romana, en la actualidad enterrada junto a la SE-30 bajo la torre mudéjar, fue propiedad del torero Joselito el Gallo y más tarde pasó a manos de su hermana, casada con Ignacio Sánchez Mejías, el torero que inmortalizara García Lorca, gran amigo suyo y que tantas veces frecuentara este cortijo.

Este Cortijo, tal y como nos cuenta Antonio, sigue existiendo en la actualidad, en perfecto estado de conservación, y habitado por los descendientes directos de Joselito el Gallo e Ignacio Sánchez Mejías. Únicamente ha variado su extensión, en cuanto a hectáreas, y las antiguas cuadras de la finca, las cuales se vendieron hace años junto con la plaza de toros y donde justo hoy aparece ubicado un restaurante.

Asimismo, me adjunta fotografías que paso a subir a mi otro blog.

Muchas gracias Antonio por la información.

6 comentarios:

Du Guesclin dijo...

Tenía ligeras referencias de la existencia de la villa romana, sobre todo en la época del 99 en que se excavó la zona para hacer obras y recuperar el cauce del Tagarete.

Pero vamos, respecto al tema del origen del barrio, si no me falla la documentación que poseo, eran mas terrenos del antiguo Cortijo de la Casillas que del de Pino Montano.

Vale que este sea el que haya sobrevivido hasta nuestros días (de hecho he ido algunas veces al mismo) pero del que yo tenñia noticia era el de las Casillas y el cortijo de Miraflores, lugar donde se ubica la citada torre, y donde estaba precisamente la Huerta de la Albarrana.

No se, quizás la nomemclatura y nombres bailen dependiendo de la época en que se estudie la zona, en mi caso me remonto a 1945.

De hecho, de niño aún recuerdo una Venta, a la salida de Pino Montano, la Venta del Yesca, que posiblemente fuera resto de alguno de estos cortijos desaparecidos.

Saludos.

Anónimo dijo...

El cortijo es precioso, el jardin, la alberca... y el catring de los mejores que he probado.

Anónimo dijo...

Me uno al comentario anterior.....el sitio es una maravilla!de los más bonitos de sevilla sin duda

safo dijo...

yo naci el cortijo de las casillas.
vivi en el asta que la tiraron..

Anónimo dijo...

Es cierto que El Cortijo Pino Montano pertenecio en su día a D. Benito Arias Montano

Francisco Javier Martín dijo...

Así es, Anónimo, aunque no en el cortijo propiamente dicho, tal y como hoy lo conocemos, sino en una propiedad que había adquirido en el antiguamente llamado Campo de Flores.

Benito Arias Montano vivió en dos etapas distintas en Sevilla. En la primera estuvo matriculado en la Universidad donde cursó Artes (1546) y Física (1547), residiendo en casa de su padrino, Gaspar Vélez de Alcocer, el oidor de la Audiencia de Sevilla. En la segunda (a partir de 1592) regresa a Sevilla y ya no sale de Andalucía hasta su muerte, repartiendo su tiempo entre el convento de Santiago de Sevilla, del que era Prior, la Peña, el monasterio cartujo de Santa María de las Cuevas, al que legó todos sus bienes, y una nueva propiedad que había adquirido cerca de Sevilla en 1587, en el llamado Campo de Flores y que estaría situada donde hoy se alza el barrio de Pino Montano. De hecho, las crónicas de la época nos dicen que dicha finca estaba situada en el camino viejo de Carmona, a poca distancia de la Puerta de la Macarena. En el susodicho Campo de Flores redactó Benito Arias Montano su testamento el día 28 de junio de 1598, muriendo ocho días después, el 6 de julio a las tres y media de la madrugada.