miércoles, 21 de noviembre de 2007

El Patio de las Doncellas


El núcleo principal del palacio lo constituye el Patio de las Doncellas, flanqueado por pórticos con arcos lobulados. En las paredes, atauriques finamente trabajados y zócalo de azulejos del siglo XVI, que son de lo más logrado del arte mudéjar. En torno a este patio se desarrollaba, según la consabida tradición árabe, la vida pública y ceremonial; en torno al már recoleto patio de la Muñecas, se desarrollaría en cambio la vida íntima y privada.


Las estancias que rodean este Patio de Doncellas son las de caráter más oficial: el Salón del techo de Carlos V, llamado así por el soberbio artesonado renacentista en madera de cedro; tres pequeñas estancias, llamadas las habitaciones de María de Padilla, y el salón principal y más bello de este alcázar, el Salón de Embajadores.