sábado, 24 de noviembre de 2007

Villanueva del Río y Minas


Villanueva del Río y Minas es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2005 contaba con 5.237 habitantes. Su extensión superficial es de 154 km² y tiene una densidad de 34,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 39' N, 5º 42' O. Se encuentra situada a una altitud de 72 metros y a 42 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Historia:

La presencia del hombre en estas tierras se remonta a tiempos prehistóricos, existiendo también restos ibéricos. Algunos historiadores identifican la antigua Naeva (de época romana) con el actual asentamiento de Villanueva del Río, que en época árabe sería la alquería denominada "Naeva de los Bahríes". Las tropas castellanas de Fernando III, con el Maestre de la Orden de Santiago Pelay Correa al frente, la conquistan a mediados del siglo XIII, siendo donada a dicha Orden. En 1282 Alfonso X el Sabio le otorga la Carta Puebla, que contempla privilegios para su repoblación. Se convierte en villa de realengo hasta la segunda mitad del siglo XVI, en que Felipe II vende estas tierras al señorío de Medinaceli.

El núcleo más antiguo del término, por tanto, es Villanueva del Río, que se encuentra situado en tierras de la Vega, en la margen derecha del Guadalquivir y en el límite municipal con Alcolea del Río. Aunque en este lugar debió existir un pequeño asentamiento musulmán, sólo adquirió cierta importancia hacia el año 1.300, ya bajo el dominio cristiano. El palacio o castillo de los Duques de Alba, construido a finales del siglo XVI sobre el altozano de la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor (iniciada en el siglo XIV y reformada en el XVI), constituye un núcleo representativo que nunca llegó a integrarse urbanísticamente en la modesta trama residencial. El trazado urbano primitivo tiene forma triangular, con un lado paralelo al río y otro apoyado en el límite del término. En el siglo XIX se produce un sencillo desarrollo lineal hacia el norte.

Cinco kilómetros al norte del asentamiento matriz, en las primeras estribaciones de Sierra Morena y al borde de la Ribera del Huezna, se encuentra el núcleo residencial moderno, Villanueva de las Minas. Debe su origen a la puesta en explotación, a mediados del siglo XIX, de las minas de hulla de la empresa Minas de la Reunión. Desde ese momento, la localidad vive un extraordinario desarrollo, que ha dado como resultado una tipología urbana dispersa, donde los caminos sustituyen a las calles, la explotación minera se impone al urbanismo y donde no llega a formarse un verdadero "centro". En el núcleo se mezclan las casas que la empresa construye para los obreros con naves de almacén, y se aprovechan las laderas de menor pendiente dentro de una topografía movida.

Se han ido formalizando varios grupos de viviendas, cuyo elemento de unión a la vez que de separación lo constituye la línea de ferrocarril, verdadera espina dorsal de este asentamiento minero, ya que lo cruza de norte a suroeste. Dos de los grupos se localizan entre la vía y el río, siendo el más moderno el situado más la norte (barrio de la Estación), que es el que tiene un trazado más regular en sus calles y acoge la iglesia. También a ese lado de la vía, pero muy próximos al río, se encuentran los barrios de La Gallega y de Las Cuevas, más antiguos y con una trama totalmente irregular. Ocupan el extremo occidental de Villanueva. Entre la línea férrea y la carretera de Constantina se hallan el barrio del Cuerno (sector oriental), también de traza bastante irregular, y el barrio de la Avenida (sector meridional), con un trazado de calles rectas y un cierto orden urbano.

En 1944, los dos núcleos de población se unen para formar el municipio denominado Villanueva del Río y Minas. Las instituciones representativas (Ayuntamiento, Juzgado, Correos) se localizan en el núcleo minero. A partir de 1950, la producción minera comienza a reducirse, con el consiguiente descenso de la población. En 1973 se produce la clausura de las Minas de la Reunión, aunque la empresa "Minas de San Fernando" sigue explotando vetas a cielo abierto.

Fuente: http://www.sevillaweb.info