martes, 22 de abril de 2008

El Cardenal Antonio Despuig y Dameto


El Cardenal Antonio Despuig y Dameto nace en Palma de Mallorca el 30 de marzo de 1745. Estudió humanidades en el colegio de los jesuitas, y en la universidad de su patria natal obtuvo el doctorado en ambos derechos.

Fue nombrado canónigo de Palma de Mallorca el 29 de marzo de 1774, dedicándose a colaborar en la "Sociedad Mallorquina del País" y siendo uno de los fundadores de la escuela de dibujo. El 23 de junio de 1777 fue nombrado vicario apostólico de la orden de San Juan de Jerusalén en Mallorca y en 1780 teniente-vicario y subdelegado de los ejércitos de mar y tierra de la Isla.

El 5 de marzo de 1782 fue elegido académico de la real Academia de San Fernando de Madrid.

El 7 de mayo de 1785 fue promovido a la auditoría de la Rota Romana, permaneciendo seis años en la Ciudad Eterna ocupado en este menester. Durante este tiempo aceleré la causa de beatificación de su paisana Catalina Tomás, agustina, consiguiendo su objetivo.

Nombrado obispo de Orihuela, hizo su entrada el 30 de marzo de 1792, haciendo la Visita Pastoral en su Diócesis durante los tres años que estuvo al frente de la misma.

Su situación en Valencia fue normalizada cuando a instancias del rey Carlos IV, el papa Pío VI lo confirmó el 1 de junio de 1795 en el Arzobispado de Valencia.

El día 30 de junio de dicho año tomó posesión canónica de la sede episcopal, por medio de su procurador, Francisco Cebrián. Y el 30 de agosto inmediato hizo su entrada en la Ciudad.

En Valencia se encontraba incómodo y deseaba una salida airosa. El 18 de diciembre de 1795 fue nombrado arzobispo de Sevilla donde permaneció hasta el 30 de enero de 1799.

Residiendo en Roma en 1799 fue nombrado arcediano de la Catedral de Valencia.

El papa Pío VII lo creó cardenal el 11 de julio de 1803, con el título de San Calixto, falleciendo en Lucca (Italia) el 2 de mayo de 1813, a los 68 años de edad, siendo inhumado en la Catedral de dicha ciudad.