miércoles, 13 de abril de 2011

La Torre de la Membrilla

Fotografía: Rafa Lara.

Situación:

La Torre de la Membrilla se alza sobre un pequeño cabezo en el denominado Cerro de la Membrillera, junto al río Guadaira, en el término municipal de Carmona.

Se puede llegar a ella por la A-92, tomando la salida hacia Utrera por la SE-428, y nada más cruzar el puente sobre el Guadaira, encontraremos a la izquierda una vereda denominada Vereda del Pastoril, y siguiendo por ella unos dos kilómetros, encontramos la torre. Sus coordenadas UTM son: X=263498.94, Y=4127161.97.

Descripción:

Por su planta, de unos 70 metros cuadrados, se deduce que debía poseer al menos dos plantas, lo que le daba un campo visual enorme, ya que se encuentra en una inmensa vega que domina desde la escasa altura del cabezo. Al norte se divisan el Viso, Mairena del Alcor y Carmona. Al este, Arahal y, al oeste, Utrera.

La torre está actualmente desmochada hasta la altura del suelo de la primera planta, por lo que se puede decir que solo queda su base. Con todo, su aspecto denota que en tiempos debió ser una torre formidable.

La puerta se orienta hacia el noreste, dando al río, del que la separan pocos metros. No se aprecian restos de ranguas o escalones para acceder a ella.

Se conservan algunos restos de enlucido, a base de cal con falsos sillares dibujados, técnica habitual entre los alarifes árabes para darle a las fortificaciones el aspecto de estar enteramente construidas con sillares.

Materiales:

La base es de cantería, para nivelar el suelo donde se asienta. En los paramentos lleva a continuación dos hiladas de sillares toscos, nivelados con lascas de piedra. Así mismo, las esquinas están reforzadas con sillería. El resto de los paramentos son de tapial a base de guijarros, nivelado con verdugadas de ladrillo. No se aprecian marcas de cantería debido a la acusada erosión de la piedra.

Estado de conservación:

Se encuentra en estado de ruina progresiva.

Visitas:

La rodea un pequeño barranco que se convierte en un cenagal intransitable tanto para vehículos como para personas cada vez que el río se desborda, lo que es frecuente en época de lluvias. Por ello, lo más conveniente es visitarla en la época seca.

Protección:

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Fuente: CastillosNet.