viernes, 3 de agosto de 2007

Bormujos


Bormujos es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2006 contaba con 15.741 habitantes. Su extensión superficial es de 12 km² y tiene una densidad de 1215,4 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 22' N, 6º 04' O. Se encuentra situada a una altitud de 98 metros y a 8 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Historia:

Los autores no se ponen todavía de acuerdo sobre el origen del nombre del pueblo. Según García de Diego, dicho nombre puede provenir del latín "Mormolium" (manania). Pero también es igualmente probable que provenga del nombre dado a una "alquería musulmana", "Boromuji". De esta época quedan aún vestigios como los hallados en la hacienda de Valencilla.

En el Repartimiento de Sevilla por Alfonso X, aparece esta villa con el nombre de MORMOJOS o MORMUJOS, concediéndola el Rey Sabio, el 15 de septiembre de 1253, junto con las alquerías de Mairena, Paterna, Alcaudín, Malharomata y Albarat, a doscientos cavalleros fisjosdalgo, aparte de otra serie de privilegios y propiedades, por el buen servicio que prestaron a su padre, Fernando III en la conquista de Andalucía y especialmente, en la toma de Sevilla.

Así rezan las concesiones: "Dióles MORMOJOS, que es término de Aznalfarache, en que ha treinta mill pies de olivar e de figueral e por medida de tierra seiscientas sesenta arançadas".

"e doles en quenta deste heredamiento Mayrena, e Paterna Talaudín e Machar Lomar e Albalat, con sus casas e con sus molinos, e con todo el heredamiento que y ha, con todas sus entradas e con todas sus salidas, e con todas sus pertenencias e con todos sus términos, assi como lo determinaron e amojonaron por mi mandado estas alcarías…"

La villa pasó a depender del Ayuntamiento de Sevilla. Pertenece a la vicaría de Sevilla siendo propiedad del señorío de don Luís de Araoz y Montalvo que ejerció su poder jurisdicional sobre ella.

En 1630, Bormujos salta al plano nacional a causa de un ruidoso pleito, entre la ciudad de Sevilla y varios particulares, por la posesión de esta villa, junto con las de El Garrobo, Gerena y Burguillos. La venta de estas cuatro villas se pactó en 500.000 ducados con los señores de Juan Bautista Sixmán, Pedro de Torquemada y doña Rufina de Sandoval, hasta que Sevilla, que acudió legalmente al rey, consiguió que dichas poblaciones se reintegrasen definitivamente a su jurisdicción.

A finales del siglo XVII o principios del XVIII, la villa de Bormujos pasó a manos de los Guzmán, hasta la desaparición de los señoríos. Desde entonces se constituyó en municipio independiente.

Actualidad:

Actualmente el municipio cuenta con amplias zonas verdes, como el Parque Los Álamos, creado y gestionado por el Centro de Formación Profesional, que ocupará una extensión de 15 hectáreas, dos Centros Comerciales y uno de Ocio, Geriátrico, Clínica para la Anoréxia, un Centro para la Tercera Edad, el Hospital San Juan de Dios, inaugurado en 2003 y adscrito a la red sanitaria pública merced a la concertación con la Junta de Andalucía y el Campus Universitario de la Fundación San Pablo-CEU, que al inaugurarse el 30 de septiembre de 2002 se convirtió en el origen de la que será primera Universidad privada de Andalucía: Universidad Fernando III. Se espera la llegada del tren Metropolitano de Sevilla durante ésta década.

Monumentos:


Desde la carretera que cruza el pueblo pueden observarse construcciones de "estilo rural" del siglo XVIII, aunque hoy la mayoría están reformada, aún se puede observar algunas construcciones antiguas mezclado en un contexto más moderno de modificaciones; hoy por hoy se está intentando que se mantenga la estructura de construcciones en el casco antiguo de Bormujos. Desde el punto de vista histórico-artístico, el edificio más importante es la Iglesia de Ntra. Señora de la Encarnación de tres naves, planta de salón y cubierta de algarje. Dicho templo debió ser edificado en la Edad Media, pero entre 1.678 y 1.681 sufrió importantes reformas, debido al terremoto de Lisboa que se produce en 1755. La decoración de las portadas es del siglo XVIII. Destacan sus retablos, lienzos e imágenes de los siglos XVII, XVIII y XIX. Fuera del núcleo urbano se encuentra la Iglesia del convento de "Santa María la Real", en cuyo interior se conservan magnificas obras de arte e importantes archivos.


Hacienda de Belén: Situada en la calle Monte Sierras en un solar que podía tratarse del ocupado por la alquería que dio origen al actual pueblo de Bormujos. Su caserío, muy deteriorado, conserva parte del molino aceitero, lagar y bodega que junto con el señorío, se desarrollan en torno al patio principal quedando el resto de las dependencias agrícolas en un segundo patio de labor más irregular. Su portada con arco de medio punto, apilastrada y con doble cornisa, de aspecto neoclásico, está rematada con tres almenas, en una de las cuales aparece el reloj de sol; en el centro un azulejo de tonos amarillos, marrones y blancos, representa a San Antonio con el Niño en los brazos. El señorío, ampliado a finales del XIX, cuenta con torre mirador mixta, acabada en terraza. En la fachada del señorío aparece un azulejo de ocho piezas en tonos amarillos y azules, probablemente del siglo XVIII, representando el misterio de la Santísima Trinidad. Actualmente la Hacienda está siendo restaurada por el Ayuntamiento de Bormujos y es de propiedad municipal.

Hacienda La Peregrina: Situada en un montículo junto a un arroyuelo que desemboca en el río Pudio cerca del pueblo de Bormujos. Se organiza en torno a un patio principal con pozo en cuyo arco se lee la siguiente inscripción: “Esta hacienda nombrada de Ntra. Señora del Rosario o La Peregrina la empezó Don Francisco Javier de Tovar, Ministro General de Comercio, Moneda y Minas y Diputado de San Telmo. Marzo de 1.759”. AL fondo del patio queda el señorío, en dos plantas, en cuya fachada aparecen tres arcos de medio punto sobre columnas, con el central rematado en balcón orlado con escudo de piedra y dos cerámicos. Interiormente cuenta con una suntuosa escalera y zonas nobles con buen artesonado. A la derecha del patio está el molino aceitero con esbelta torre mixta acabada en cubierta a cuatro aguas sobre arcos que descansan en columnas y pilastras. A la izquierda, y simétricamente al molino, queda el lagar y bodegas con torre mixta análoga pero menos esbelta que la primera. Todas las fachadas al patio, conservan restos de pinturas murales sobre estuco. De propiedad privada, en el año 1928 se instaló en el molino la primera prensa hidráulica que se mostraría al año siguiente en la Exposición Iberoamericana de Sevilla.

Hacienda de Marchalomar: Se encuentra situada junto a la carretera que va de Bormujos hasta Gines en el término municipal del primero de estos pueblos. Se desarrolla alrededor de un patio cuadrangular al que dan el señorío, con jardín y huerto delantero, con portada apilastrada lateralmente y con cornisa sobre la que aparece un azulejo policromado representando a Ntra. Señora de los Reyes y dos escudos nobiliarios laterales labrados en piedra. Sobre su arco rebajado cuelga una cadena representando el privilegio de haber sido atravesada por el rey. Destacan la abundancia de chimeneas que aparecen repartidas por la totalidad de las habitaciones. Al lateral del patio y fondo se encuentran las cuadras y restos del molino. A un segundo patio de forma irregular con entrada independiente desde el exterior, frente a la que quedan una noria y alberca, dan las viviendas de los empleados, tinajones, pajar y corral para aves con curioso palomar formado por torre cuadrada con cubierta estilizada de tejas a cuatro aguas. De propiedad privada, tal vez se trate del lugar que el Repartimiento figura con el nombre de Marchar Lomar.

Hacienda de Valencinilla del Hoyo: Situada en la cima de un cerro, cerca de la Cañada Real, en el término municipal de Bormujos. Se organiza en torno a un patio cuadrado con pozo central y arquerías de medio punto de blanca arquitectura con detalles en almagra. Su portada, muy sencilla, conserva dos azulejos con motivos religiosos, uno de ellos policromo y el otro en tonos azules sobre fondo blanco. A la derecha de la portada queda el señorío con excelente jardín lateral y torre mirador con vistas hacia el valle del río Pudio que tiene barandilla lateral y cuerpo central cubierto con cúpula esférica de caracteres eclécticos. Lateralmente al patio principal se encuentra otro de labor con abrevadero donde se sitúan los tinajones y demás dependencias relacionadas con el ganado. Es de propiedad privada.

Fuente: http://www.sevillaweb.info