miércoles, 14 de noviembre de 2007

Santiponce


Santiponce es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2006 contaba con 7.742 habitantes. Su extensión superficial es de 9 km² y tiene una densidad de 839,8 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 26' N, 6º 02' O. Se encuentra situada a una altitud de 20 metros y a 7 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla. Se sitúa en el lugar de la antigua Itálica, la primera ciudad puramente romana fundada en Hispania.

Historia:

El periodo más importante de la historia del municipio es, sin lugar a dudas, la época de la presencia romana, periodo en que la ciudad se convierte en una de las más importantes del Imperio.

Roma, por aquél entonces emergente cultura que comenzaba a extenderse por todo el Mediterráneo, hacía acto de presencia en la Bética para dar el golpe de gracia a sus enemigos cartagineses que se replegaban hacia el sur incapaces de hacer frente a las formidables legiones de la República. Una vez vencidos en la actual Alcalá del Río, el general Publio Cornelio Escipión fundó la villa de Itálica que, en principio, estaba destinada a los veteranos de guerra. Corría el año 206 antes de Cristo y nacía así la primera ciudad romana fuera de los límites de la península italiana.

Con el tiempo, la ciudad fue tomando prestigio, grandeza y carácter de zona residencial. Cada vez eran más sus habitantes, aunque la gran expansión se produjo en el siglo II después de Cristo, momento en el que dos importantes familias de Itálica, enlazadas en la genealogía, traían al mundo a quienes llegarían a convertirse en emperadores de Roma: Marco Ulpio Trajano (52-117) y su sucesor, Publio Elio Adriano (76-138).

Con los emperadores Trajano y Adriano, Itálica se desarrolló muy por encima de lo que había sido hasta ese momento. Aparecieron nuevos centros públicos, instalaciones culturales y sociales, barrios residenciales y edificios públicos. Con esta prosperidad vivió la ciudad romana el resto de los días del Imperio, hasta que la decadencia de éste favoreció la incursión de los bárbaros centroeuropeos.

Con lo visigodos en el poder, Itálica llegó a la ruina extrema cuando el rey Leovigildo, en la guerra civil contra su hijo Hermenegildo, utilizó las piedras de la ciudad romana para desviar el cauce del Guadalquivir y evitar con ello la llegada de refuerzos para su rival, que se había hecho fuerte en Hispalis. Con esta acción se perdió gran parte de la grandeza de la ciudad al quedar reducida a ruinas.

Despoblada del todo tras la Reconquista en 1248, la ciudad árabe de Talika (que no era más que el resto de las casas romanas que habían quedado en pié) se extinguió. A finales del siglo XIII, con la construcción del Monasterio de San Isidoro del Campo, se reedificó como aldea bajo el nombre de San Geroncio, del que evolucionó hasta la denominación actual.

El núcleo originario de la ciudad actual es heredero de la aldea que surge al calor del Monasterio ya que, como se ha señalado, los restos de la ciudad romana se extinguieron tras la Reconquista. Ese núcleo originario podemos hoy situarlo entre los trazados antiguos (hoy, Avenida de Extremadura) y actual de la carretera Nacional 630, también llamada Ruta de la Plata, formando un pequeño óvalo separado del Monasterio por el cauce de un pequeño arroyo. Las primeras expansiones se producen en dirección sureste, en torno a las termas menores, y sur, uniendo el núcleo originario con el Monasterio.

Expansiones más recientes se han producido en dirección norte, apoyada en la antigua travesía de la carretera N-630 y reforzada por la construcción de equipamientos deportivos y la entrada al Conjunto arqueológico de Itálica, y suroeste, apoyada en la carretera que se dirige a Valencina. La expansión más reciente se ha producido con la ocupación de los terrenos que ocupaba el arroyo y que han sido urbanizados por la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA).

Como consecuencia de la compleja evolución histórica de la estructura urbana que hemos descrito, la trama urbana actual es compleja, apareciendo el núcleo urbano como una orla que bordea la zona sudoriental del Conjunto Arqueológico de Itálica y que queda limitado en su zona este por el trazado de la carretera N-630. Podemos distinguir tres áreas en función de la trama urbana que presentan: el núcleo originario y las primeras expansiones que presentan una trama anárquica de calles estrechas y tortuosas; la zona norte, con una trama perfectamente lineal apoyada en la antigua travesía de la carretera; y la zona suroeste, producto de una planificación reciente y con una trama perfectamente ortogonal con la excepción de algún barrio de viviendas unifamiliares formando cuadrículas adosadas por sus vértices.

Los dos hitos histórico-artísticos mas importantes del núcleo ya han sido mencionados. De una parte, el Conjunto Arqueológico de Itálica, dentro del que destacan el Anfiteatro, el Teatro, las Termas mayores y menores y el importante conjunto de casas de la ciudad de la época de los emperadores, gran parte de cuyos elementos se encuentran depositados en el Museo Arqueológico Provincial. De otra parte, el Monasterio de San Isidoro del Campo, dentro del que destaca una importante colección de pinturas y esculturas de los grandes maestros del barroco sevillano. Recientemente fue descubierto un teatro romano en bastante buen estado.

Fuente: http://www.sevillaweb.info