domingo, 18 de mayo de 2008

El Tiro de Línea


El barrio del Tiro de Línea ocupa una superficie de terreno superior incluso a lo que habitualmente estamos acostumbrados a llamar como tal los sevillanos; en sus terrenos se construyeron varias barriadas, unas por el ramo de Artillería, destinadas a militares y empleados de la Pirotecnia, otras por la obra sindical del Hogar, y algunas por iniciativa privada. Así nacieron Santa Bárbara, Santa Genoveva, Coronel Ruiz de Toledo (Pirotecnia o Casas Amarillas), Los Quintero, Los Diez Mandamientos, Felipe II y los Bloques Giralda. todas ellas tienen en común el estar situadas en un extraordinario eje de comunicaciones de la ciudad, lo que les permite dirigirse en pocos minutos a cualquier punto de Sevilla, con especial cercanía para las zonas centro, sur y este. sin duda, la creación de la ronda de María Auxiliadora y la desaparición de la vía del ferrocarril de Cádiz han sido factores decisivos para su definitiva integración en la ciudad, a lo que contribuyen, además, la Avda. Diego Martínez Barrios, la Avda. Alcalde Juan Fernández, General Merry y Felipe II; a través de la autovía a la universidad Pablo de Olavide cuenta también con un muy próximo enlace con la circunvalación de Sevilla.

Está documentado que los terrenos del Tiro de Línea eran utilizados a mitad del pasado siglo para que el ganado pastara en ellos durante la celebración de la feria y reciben su nombre porque allí realizaban ejercicios de tiro los militares, que probaban los cañones realizados en la Fundición de San Bernardo. Con la legada de la Exposición Iberoamericana de 1929, y para solucionar los problemas de viviendas motivados por las oleadas migratorias de trabajadores, se trató de habilitar estos terrenos tradicionalmente agrícolas para construir una nueva zona urbana en Sevilla. Por ello, en 1921 se inicia su parcelación y de 1924 a 1926 la Cooperativa de Empleados construye unos bloques entre las actuales Coullaut Valera y Concepción Arenal promovidos por la Pirotecnia, pioneros del barrio; tres años más tarde el Ayuntamiento donó terrenos para que las familias pudieran construirse sus viviendas, con la única restricción de realizarlas en menos de cuatro año; en 1933, y ante el aumento de la población de la zona, se creyó conveniente nominarlo por lo que se bautizó como Barriada de la República, denominación que no tuvo ni tiempo para arraigar y en 1958 se renominó como Barrio de Nuestra Señora de la Merced, pero popularmente siempre ha sido conocido como Tiro de Línea.

El Crecimiento del Barrio:

en 1936 la Obra Asistencial Familiar edificó la zona comprendida actualmente entre Ángel Ganivet y Miguel Servet. El barrio crecía sin cesar y prueba de ello es que contó con una línea de tranvía desde 1942, y en 1944 se canalizaron las aguas. Asistimos a un momento de incesante sucesión de edificaciones: en 1951 el Ministerio de la Vivienda construye los bloques que crean Anaya y Maldonado; en 1956 se alzan los Grupos de la Pirotecnia o Coronel Ruiz de Toledo sobre terrenos de la Huerta del Rey, destinados a los trabajadores de la fábrica de Pirotecnia; el ramo de artillería construye las viviendas de Santa bárbara en 1960 y en 1961 el Patronato de Casas Militares levanta los bloques que estrecharon la calle Almirante Topete y crearon Alcalde Horacio Hermoso Araujo. sobre terrenos de las Huertas de las Eras se construyó por iniciativa de la Obra Sindical del Hogar y Arquitectura la barriada de Santa Genoveva, que lleva este nombre por la esposa del General Queipo de Llano y que se entregó definitivamente en 1963. Más de 2.200 viviendas aportarían la barriada de Los Quintero, Los Diez Mandamientos y Felipe II; la primera terminó su edificación en 1965, iniciada cuatro años antes por la obra Sindical del Hogar y Arquitectura. De este modo, en 1967 estaba totalmente terminada la barriada, entre cuyos bloques amarillos de cuatro pisos abundan las zonas peatonales.

El Complejo Parroquial:

Más adelante, el núcleo residencial se completaría con al construcción del Complejo Parroquial Nuestra Señora de la Merced, compuesto por iglesia y colegio, con fachadas a General Merry. Los Diez Mandamientos, recibió este nombre porque para los vecinos de la zona sus dos primeros bloques recordaban a Las Tablas de la Ley; curiosamente, se compone de diez edificios iguales de color rojizo que fueron construidos en la década de los sesenta, también promovidos por la Obra Sindical del Hogar y Arquitectura.

En 1963 comenzó la construcción de Felipe II, conjunto urbano formado por tres tipos de bloques, dos paralelos entre sí y perpendiculares a la calle Sierra Morena, con un espacio libre central con palmeras y zonas infantiles y de recreo, y un tercer grupo formado por dos bloques perpendiculares a los anteriores que disfrutan igualmente de un amplio espacio arbolado con diversas especies arbóreas (naranjos, álamos, plátanos, cipreses, cedros, chopos, etc.). Por último, hay que señalar que los bloques Giralda se construyeron en 1968 por iniciativa de emigrantes que volvían del extranjero, principalmente de Alemania.

Fuente: ABC.

2 comentarios:

Du Guesclin dijo...

A caballo entre los barrios añejos de toda la vida y los barrios modernos de la periferia, un bue sitio para vivir sin duda el Tiro de Línea.

No tenía ni idea de la llegada del tranvía hasta allí, aunque da una idea de la magnitud de dicho transporte a mediados del siglo pasado, ya que incluso había una línea que conectaba con San Lázaro y de la que por cierto aún quedan los raíles en el andén del cementerio de San Fernando.

Saludos.

Javi dijo...

Es curioso que aquel tranvía llegara hasta el Tiro de Línea... Y como bien dices, a pesar de que haga tanto tiempo, aquel tranvía contaba con una red bastante interesante, llegando a distintos sitios de la ciudad. La verdad que sería interesante este tema para una entrada. Hay bastantes huellas aún de aquel tranvía, no sólo en la entrada del Cementerio, sino también en la calle Hernando Colón o en San Jacinto.