viernes, 25 de enero de 2008

Divina Pastora de San Antonio


ANTIGUA, FERVOROSA E ILUSTRE HERMANDAD DEL REDIL EUCARÍSTICO DE LA DIVINA PASTORA DE LAS ALMAS.

Iglesia conventual de San Antonio de Padua.

Procesiona en Mayo.

Referencia histórica.- Tuvo sus orígenes en la predicación del Venerable padre Isidoro de Sevilla en la iglesia de San Lorenzo, por los años de 1730. A sus instancias se formó una congregación de niños, que luego más tarde se convirtió en hermandad. Durante cierto tiempo funcionó también como congregación de señoras. Primitivamente estuvo en la capilla donde se venera hoy María Stma. en su Soledad. En 1911 pasó al convento de San Antonio de Padua, reorganizándose en 1939. Destacó su participación en la Semana Mariológica de mayo de 1982, con procesión extraordinaria al templo del Divino Salvador.

Referencia artística.- La imagen es de gran unción y dignidad expresiva, quizá dentro del círculo de gran escultor Montes de Oca. Unos la creen realizada en 1730 y donada por un canónigo de Lima; otros en torno a 1750. El cordero lo talló en 1972 Francisco Buiza, con su habitual barroquismo. Juan Fernández (hijo) labró la sencilla aureola de doce estrellas.


Se dispone a los pies de un árbol, generalmente figurado con hojas de álamo plateado. En primer plano hay un Niño Jesús vestido de zagalillo. El paso lleva candelabros y respiraderos metálicos, éstos últimos agrandados en 1997, al ampliarse de manera considerable la parihuela. Un escogido exorno floral, con variedad de especies coloristas, contribuye a la adecuada ambientación bucólica.

En 1998 se restauró y mejoró buena parte del juego de insignias. En la procesión del año 2001 estrenó su Simpecado, que poco después estuvo presente en la histórica inauguración de la Confraternidad de Hermandades pastoreñas, celebrada el 24 de junio en Cantillana.


Datos curiosos.- En su resurgir por los años cuarenta, tuvo mucho que ver el entusiasmo de los hermanos Otero del Castillo, los cuales eran profesores de baile y tenían en la calle San Vicente una academia de danzas regionales. Luego les sucedió en su esfuerzo el que fue benemérito mayordomo don Fernando Morán Martín. Con ellos queremos rendir homenaje a tantos "cofrades de Gloria", personas generalmente abnegadas y anónimas, quienes echaron encima de sí la pesada y valiosa carga de continuar con lo mejor de la tradición sevillana.

Las andas de la Divina Pastora sirvieron al Cristo y al Angel de la Oración en el Huerto para cierto traslado especial a la parroquia de San Pedro.

Momentos destacados.- El romántico barrio San Vicente-San Lorenzo presta un marco ideal para la procesión en cualquiera de sus rincones. Muy hermoso el discurrir por calle Guadalquivir, con los últimos resplandores de la tarde declinando tras las colinas del Aljarafe.

La información contenida en esta entrada ha sido tomada de la página web de Hermandades y Cofradías de Sevilla.