viernes, 1 de febrero de 2008

Ntra. Sra. del Rocío (Triana)


PONTIFICIA, REAL, IMPERIAL, ILUSTRE Y ANTIGUA HERMANDAD DE NTRA. SRA. DEL ROCÍO DE SEVILLA (TRIANA)

Capilla de Ntra. Sra. del Rocío, en calle Evangelista.

Referencia histórica.- Incluso dentro de la masificación romera actual, esta Hermandad sigue manteniendo su carácter, su impronta y sello propio. Pues no en balde decir Triana ya es decir Rocío e invocar lo mejor de sus esencias. Sexta entre las numerosas filiales de Almonte, significa para la universal romería como "el mejor cartel pegado en la mejor esquina del mundo". Se empezó a organizar en 1813 y su incorporación oficial le fue concedida con fecha 4 de enero de 1814. Dentro de las personalidades que han pertenecido a ella, se cuentan los miembros de la Casa de Borbón, quienes le dieron de sus emblemas las flores de lis y el escudo real.


Antes de que llegara el "aggiornamento " postconciliar, su novena ya había aplicado ciertas novedades litúrgicas. En 1964 se celebró el 154 aniversario de la fundación y en 1979 (día 20 de mayo) se puso la primera piedra de su actual capilla en la calle Evangelista, que en 1982 vino a relevar la anterior sede del convento dominicano de San Jacinto.

Referencia artística.- La casa Caro bordó en 1936 el Simpecado, según proyecto de don Ignacio Gómez Millán, y Castillo Lastrucci hizo ese mismo año la miniatura que lo preside, más tarde repolicromada. Tanto la miniatura como la insignia propiamente dicha se adornan con multitud de exvotos y joyas de pedrería finísima, conjunto malparado tras un robo un 1978, a pesar de lo cual sigue siendo la insignia más rica que existe en su clase. Sin embargo, su principal valor radica en la fuerza carismática y en el fervor apasionado que despierta el inefable "Icono Vicario", trasunto reducido de la Virgen del Rocío.


La carreta, repujada en 1954 por Emilio García de Armenta, supone uno de los máximos logros de la orfebrería contemporánea. Lleva más de 230 kilos de plata de ley, en estilo neorrenacimiento. Los candelabros, añadidos en 1960, tienen como basamento a los cuatro arcángeles. En el frontis va la Virgen de los Reyes. En los penachos de los bueyes van Santa Ana y Santas Justa y Rufina, todo ello maravillosamente cincelado. En 1995 los talleres de Villarreal sanearon la estructura del conjunto y renovaron en el mismo estilo la crestería, única parte que no era de metal noble.

Muy nutrido y excelente el juego de insignias, obra de Caro, Ferrer, Armenta y Seco. Francisco Ruiz hizo el retablo de la capilla, donde hay buenos enseres litúrgicos.

Datos curiosos.- Al estrenarse, la carreta fue expuesta en el Arquillo del Ayuntamiento, exornado para tal ocasión con reposteros y plantas. Al menos veinticuatro veces se repite el nombre de Triana en sus elementos ornamentales. No debe olvidarse la importante labor social y caritativa que la Hermandad realiza, dando un rotundo mentís a quienes piensan que el Rocío es solamente cante y baile. Por sus relaciones con la Casa de Brasil, la Hermandad tiene el infrecuente título de Imperial.

Momentos destacados.-
Si prescindimos del largo camino hacia la aldea con sus conocidos hitos (paso del Quema, presentación ante la ermita...), evidentemente la salida y entrada en el barrio tienen el máximo poder de convocatoria. Tanto la despedida como la recepción se hacen a la altura del Patrocinio. También es muy significativo el discurrir por la vecina localidad de Castilleja de la Cuesta, que en el sentir rociero considera esta Hermandad de Triana como "la suya". Precisamente, por virtud de esos vínculos, el Ayuntamiento de Castilleja va a conceder la medalla de la Villa a la Hermandad trianera.

Dirección Web: http://www.hermandadrociodetriana.org/

La información contenida en esta entrada ha sido tomada de la página web de Hermandades y Cofradías de Sevilla.