domingo, 16 de agosto de 2009

Diego Martínez Barrio

Diego Martínez Barrio (Sevilla, 25 de noviembre de 1883 - París, Francia, 1 de enero de 1962) fue un político español que alcanzó los cargos de Presidente de las Cortes, Presidente del Gobierno y Presidente de la Segunda República Española.

Nació en Sevilla el 25 de noviembre de 1883, hijo de un albañil y de una vendedora del mercado. El mismo manifiesta en sus memorias lo siguiente: “Mi infancia no conoció otras alegrías que las inevitables de la edad, entreveradas con escaseces que, después de la muerte de mi madre, se convirtieron en miserias”.

En efecto cuando contaba once años muere su madre y muy pronto comienza a trabajar, dedicando el día a su actividad laboral como tipógrafo y las noches a una lectura apasionada de cuantos libros y periódicos llegaban a sus manos.

Muy pronto se afilia a la Juventud Republicana de Sevilla y al Partido Republicano Radical fundado por Alejandro Lerroux. Comienza su actividad periodística. Durante el servicio militar (1907), debe pasar dos meses en el calabozo acusado de un delito de opinión por un artículo, aunque finalmente el caso es sobreseído.

En 1908 se afilia a la Masonería, iniciándose en la logia La Fe de Sevilla. Tuvo un papel muy importante durante varias décadas en la masonería española. Fue elegido como Gran Maestre del Gran Oriente Español.

Más tarde funda el diario El Pueblo y contribuye a la difusión de las ideas republicanas en la provincia de Sevilla y Andalucía Occidental. En 1910 inicia su carrera política, siendo elegido concejal del Ayuntamiento de Sevilla cargo que renueva tras las elecciones de 1920.

En 1923 se presenta candidato para diputado a Cortes, aunque resulta elegido, la Junta del Censo y el Tribunal Supremo anulan su designación en favor de Juan Ignacio Luca de Tena el cual se negó a tomar posesión del cargo.

El siguiente paso en su carrera política es ser elegido presidente del Partido Republicano Radical de la provincia de Sevilla. Durante la dictadura de Primo de Rivera lidera la oposición al regimen en Andalucia Occidental.

En 1930 forma parte del Comité Revolucionario que emanó del Pacto de San Sebastián. El 14 de abril de 1931, fecha de la instauración de la II República española, se encuentra exiliado en Francia, al igual que otros partidarios de la república, por sus actividades políticas.

* Proclamación de la República:

El 15 de abril de 1931, acompañado de Marcelino Domingo, Indalecio Prieto y Lluís Nicolau d’Olwer que también estaban en el exilio regresa a España por ferrocarril. El viaje nada más cruzar la frontera se convierte en una apoteosis, la gente se agolpaba en las estaciones, e incluso el tren hubo de detenerse en pueblos en los que habitualmente no lo hacía para satisfacer a la población. El entusiasmo popular al paso de la comitiva fue enorme. En Valladolid se presenta el capitan general Fernandez Pérez junto a su estado mayor mientras las bandas militares interpretan el Himno de Riego ya convertido en Himno Nacional. Nada más llegar a Madrid se traslada directamente al Ministerio de la Gobernación donde queda constituido el gobierno provisional de la República en el que ocupa la cartera de Ministro de Comunicaciones.

El 8 de octubre de 1933 es elegido para presidir el gobierno que debía organizar las elecciones, por ser una persona de reconocida moderación, respetada por todo el arco político y en efecto actuó con total imparcialidad, permitiendo por ejemplo la fundación de Falange Española que tuvo lugar en Madrid el 29 de octubre de 1933 en el teatro de La Comedia y solventando los levantamientos anarquistas surgidos tras conocerse los resultados electorales. Las elecciones tuvieron lugar con una limpieza absoluta y durante el periodo electoral Martínez Barrio decidió suspender la aplicación de la Ley de Defensa de la República para evitar cualquier sospecha de ilegalidad o coacción.

Posteriormente fue Ministro de Gobernación con Lerroux, aunque después abandona el partido debido a su disconformidad con la política seguida por aquel de pactos con la CEDA presidida por José María Gil Robles, fundando su propio partido que denominaría Partido Radical Demócrata que más tarde se integraría en la Unión Republicana.

Integrada Unión Republicana en el Frente Popular, Martínez Barrio es elegido diputado por Madrid en las elecciones del 16 de febrero de 1936, al tratarse de un sistema electoral de listas abiertas es importante reseñar que fue el segundo candidato más votado (224.337 votos), precedido únicamente con una diferencia de 203 votos por el candidato del PSOE Julián Besteiro. Es nombrado Presidente de las Cortes y ejerce de manera interina como Presidente de la República, en el periodo comprendido entre el 7 de abril al 10 de mayo de 1936, con motivo de la destitución de Alcalá Zamora.

* Guerra Civil:

En la noche del 18 al 19 de julio de 1936, Manuel Azaña, tras la dimisión de Santiago Casares Quiroga, le ofrece la difícil tarea de formar un gobierno de conciliación que pudiese evitar el inicio de la guerra. Durante unas horas de actividad frenética, telefoneó a varios jefes militares en un último intento para que depusieran su actitud, consiguiéndolo con varios de ellos en parte gracias a amistades personales. Por último, tal como relata en sus memorias, habló por telefono con el general Mola, el cual se negó a ningún acercamiento. Contrariamente a lo que se ha afirmado de forma infundada, jamás le ofreció a ninguno de estos militares formar parte del nuevo gobierno.

El 20 de julio, presenta la dimisión al comprender que la guerra civil era inevitable. Es entonces sustituido por José Giral.

Durante la guerra civil fue uno de los consejeros más íntimos de Azaña y presidió en varias ocasiones las cortes de la república.

* Exilio:

A la caída de la República se exilia, primero a Francia y luego pasa a México donde en 1945 es designado Presidente de la República en el exilio, cargo que ocupó hasta su muerte. Finalmente vuelve a París donde muere. Treinta y ocho años más tarde, en el 2000, su restos serían trasladados a Sevilla, su ciudad natal.

En 2008, el Ayuntamiento de Sevilla rinde homenaje al político sevillano con la publicación de la obra Palabra de republicano, donde se recogen los diferentes discursos, conferencias, intervenciones parlamentarias, mítines y actos públicos en los que intervino Martínez Barrio entre 1901 y 1959, así como una importante muestra de su correspondencia epistolar.

Fuente: Wikipedia.