jueves, 19 de julio de 2007

Alanís de la Sierra


Enclavada en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, se encuentra el municipio de Alanís de la Sierra, a 110 kilómetros de la capital. Entre los municipios de Guadalcanal y San Nicolás del Puerto, se abre este vergel regado por las fuentes de Santa María, la Salud y el Pilarejo, así como el arroyo del Parral.

Historia:

La fundación de esta villa data de la época céltica, siendo su denominación primitiva Iporci hacia los siglos VI o V antes de Cristo. El desarrollo de la población llegaría con la República Romana, y posteriormente con el Imperio, hasta que en el siglo II de nuestra era declinaría su importancia iniciándose un proceso de destrucción. No obstante estos datos, Alanís se cita por primera vez como tal en un documento de 1392, cuando nació el verdadero castillo del lugar que estuvo precedido de edificaciones fortificadas, ya que el valor estratégico de la zona hacía recomendable su custodia constante. Su escudo data del siglo XV y fue usado por las milicias concejiles en la guerra contra los moros, y en la guarnición del castillo. Conquistada por Fernando III en 1249, meses después que Sevilla, Alanís fue escenario de enfrentamientos nobiliarios en la Baja Edad Media, sobre todo en las crisis de sucesión de Los Reyes Católicos y entre los linajes de Guzmán y Ponce de León. A partir de entonces no se conocieron trastornos mayores en este territorio, excepción hecha del levantamiento popular contra las tropas napoleónicas, a principios del siglo XIX.

La evolución histórica del núcleo urbano puede resumirse tres etapas muy claras en su evolución. Una primera etapa, en la que el núcleo originario se ubica entre la falda del cerro en que se ubica el castillo y la travesía de la carretera local procedente del vecino municipio de San Nicolás del Puerto. Es en esta zona en la que se ubican la Iglesia Parroquial y el Ayuntamiento así como las casas de mas valor artístico de la villa. Una segunda etapa de desarrollo del núcleo hace que éste se extienda entre las travesías de la carretera anteriormente citada y la travesía de la carretera comarcal 421. La última etapa de expansión del núcleo se produce muy recientemente y durante ella, la edificación supera hacia el norte la carretera comarcal mencionada.

La estructura urbana actual presenta una estructura en estrella al situarse el núcleo urbano en la confluencia de las tres carreteras señaladas. Dadas las buenas condiciones agrícolas de la zona, las industrias de transformación de productos agrarios han dejado su impronta en la estructura urbana de la villa, situándose los mas importantes al sureste (fábrica de aceites) y al noreste (Cooperativa olivarera).

Además de los vestigios arqueológicos de diferentes etapas, especialmente de la romana, el catálogo monumental y artístico de la localidad sevillana se abre con los restos del Castillo medieval que, reconstruido por los franceses del monarca José I, fue volado en parte por el destacamento galo cuando abandonó el paraje en las inmediaciones de la rendición. Pero lo que queda, que no es poco, exhibe una imponente estampa de grandeza que domina las perspectivas a partir del Cerro en que se ubica. Son también de destacar edificaciones residenciales en los caseríos y en el pueblo, con fachadas mudéjares y renacentistas. En el perímetro del casco urbano se halla Fuente de Santa María, construida en tiempos de Carlos I. Entre la arquitectura religiosa destacan la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, del siglo XIV y remodelada posteriormente, la Capilla de Jesús Nazareno, de finales del XIX, la ermita de Nuestra Señora de las Angustias y la Ermita de San Juan Evangelista.

Monumentos religiosos:

* Ermita de San Juan. (S XIV), mudéjar. Recientemente restaurada. Cita previa
* Ermita Nuestra Señora de las Angustias. Gótico medio. Reconstruida S XVIII. Cita previa.
* Ermita de Ntro. Padre Jesús de Nazareno. S.XVI. Visitas de 10.00 a 22.00.
* Iglesia Parroquial Ntra. Sra. de las Nieves. Importante retablo gótico. Visitas horario cultos.
* Ermita de San Miguel de la Breña. Cita previa.

Monumentos civiles:

* Castillo de Alanís. Origen árabe, anterior a 1392.


Fuente: http://www.sevillaweb.info/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pasé mucho tiempo en Alnís , me alegra volver a verlo. Gracias. Por cierto, me gusta el negro como fondo

Javi dijo...

Para mí, uno de los pueblos más pìntorescos de la provincia sin lugar a dudas.

Saludos!!