jueves, 9 de agosto de 2007

Cantillana


Cantillana es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2005 contaba con 9.411 habitantes. Su extensión superficial es de 107 km² y tiene una densidad de 88,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 36' N, 5º 49' O. Se encuentra situada a una altitud de 32 metros y a 29 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.
En este término municipal de Cantillana, en donde se han encontrado vestigios arqueológicos correspondientes a culturas calcolíticas, las versiones sobre el origen de la población, se reparten entre quienes aluden a los fenicios y los que optan por una fundación supuestamente céltica. En tiempos de los romanos se llamó Ilipa Naeva, siendo municipio en el que los vecinos ostentaban la ciudadanía romana. De la antigua ciudad latina existían restos, sobre todo de carácter hidráulico, y lápidas sepulcrales, entre otros hallazgos.

Historia:


La vitalidad que gozó bajo la colonización del Lacio se vino abajo durante la época islámica; perdió su esplendor anterior y la localidad decayó en todos los sentidos, además de desaparecer sus principales edificios. Por contra, lo que se construyó en esos tiempos fue un Castillo menor de ladrillo y argamasa, en lo que hoy es el Cerro de la Iglesia.

Cuando el rey Fernando III conquistó la villa en 1247 la entregó al arzobispo de Sevilla, Don Remondo, quien con posterioridad la compartió con el Cabildo Catedralicio allá por 1285. En 1547, el rey Felipe II recuperó Cantillana para la Corona, vendiéndola luego al mercader italiano Vicentelo de Leca "El Corso" que constituyó el Condado de Cantillana, siguiendo como señorío condal hasta el siglo XIX, en que se independizó como ayuntamiento.

La ubicación de la villa, en una primera terraza en la confluencia de los ríos Viar y Guadalquivir, ha determinado, tanto la evolución histórica de la misma, como su estructura urbana actual. Así, el crecimiento de la ciudad se ha ido produciendo en forma de sectores circulares hacia el norte de un núcleo originario muy reducido en torno al Cerro de la Iglesia y que, probablemente coincide con el recinto amurallado de época árabe. Una primera expansión se produce tras la Reconquista, rodeándose el anterior recinto por sus lados norte, este y oeste. Una tercera fase de expansión se extiende hasta la travesía de la carretera comarcal 431 y se produce hasta el primer tercio de este siglo, incluyéndose en su ámbito la plaza de toros y el mercado de abastos. Junto a este sector y durante la misma época, se produce un crecimiento lineal, uniendo al pueblo con el cementerio y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Una última fase de crecimiento se produce desde el final de los años 40 hasta la actualidad, continuándose la expansión hacia el norte con barriadas como La Fuente, La Esperanza y los Sermones.

La trama urbana actual, fruto de la evolución descrita, presenta una estructura anárquica, al irse superponiendo los diferentes crecimientos con nuevos trazados de las travesías de las carreteras que atraviesan el núcleo.

Además de los restos de la edificación fortificada romana, aún visibles cerca de la iglesia parroquial, y otros vestigios arqueológicos de diversa importancia, el baluarte monumental de Cantillana se ajusta a la arquitectura religiosa, con su ermita y sus dos iglesias.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en uno de los extremos del pueblo, data en los inicios de su construcción de 1.619. De planta basilical es la Iglesia de San Bartolomé, del siglo XV, constituida por tres naves separadas por columnas de ladrillo que apean arcos apuntados. Por último, la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad data del siglo XVIII.

Artesanía:

Destaca la realización de los enrejados de mantones de Manila que desde el siglo XIX vienen realizando las mujeres cantillaneras, tambien es tipica la guarnicioneria y la alfareria.


Personajes ilustres:


* Andrés López , bandolero

* Ricardo Lopez Cabrera , pintor

* Antonio Sanchez Palma, pintor

* José Pérez Ocaña , pintor

Fuente: http://www.sevillaweb.info