domingo, 12 de agosto de 2007

Como en todas las finales, el Sevilla FC fue superior a su rival


El campeonísimo ha tomado ventaja en la Supercopa de España tras su victoria en el partido de ida. El conjunto de Juande Ramos ha sido muy superior a un Real Madrid indolente, carente de ideas y que sigue sin encontrar un sistema de juego. Pese a la superioridad, la final sigue muy abierta de cara a la vuelta.

El Sevilla logró imponerse por 1-0 al Real Madrid en la ida de la Supercopa de España, disputada esta noche en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, en un choque que resultó casi un monólogo del equipo local, mucho más incisivo y voluntarioso que los blancos, hoy de azul, que apenas sí dispusieron de tres ocasiones para batir la portería sevillista.

El partido se resolvió en la primera mitad, con un gol de penalti de Luis Fabiano, que terminó por abatir a un Madrid que en ningún momento dio la impresión de querer llevarse el título. El Sevilla fue muy superior a su rival, plano, perdido y muy previsible.

Llegaba el Sevilla con la vista puesta en la 'Champions', de la que disputará la fase previa los próximos 15 y 28 de agosto, y con numerosas bajas, como las de Kanouté, Javi Navarro o Adriano. A pesar de ello, los de Juande Ramos fueron muy superiores a un Real Madrid que sigue sin encontrar fluidez y verticalidad en su juego y que depende en exceso de Van Nistelrooy, aún lesionado.

Así, la primera parte estuvo dominada en todo momento por el Sevilla. El equipo de Nervión comenzó el partido muy enchufado y con ocasiones muy claras, ante lo que el Real Madrid no fue capaz de responder hasta pasados los diez primeros minutos. Poco a poco los de Schuster fueron soltándose y, con más toque en el centro del campo, llegó la mejor oportunidad de la que disfrutaron en la primera parte en la que Raúl falló en el uno contra uno con Palop.

Pero fue un espejismo, los locales, que dejaron el balón al Madrid, seguían llegando con facilidad apoyados sobre todo en su velocidad por las bandas, donde el campeón de Liga sigue cojeando a la espera de fichajes. Con Guti muy controlado, el centro del campo madridista se encontraba carente de ideas y tampoco era capaz de imponerse a Martí y Keita, muy bien asentados.

De esta forma, era cuestión de tiempo que llegara el gol sevillista. Palop envió un balón largo que Renato hizo llegar de manera sorprendente a Duda, el mejor de su equipo en la primera parte. El portugués fue trabado por Sergio Ramos cuando remataba y Pérez Burrull señaló un penalti que transformó Luis Fabiano de forma impecable en el minuto 27, haciendo justicia en el marcador.

Los de Chamartín se vieron sorprendidos pese a que su juego apuntaba a lo ocurrido y el Sevilla comenzó a jugar en campo madridista con aún más asiduidad. Los de Juande Ramos, con más ideas y variantes en el juego siguieron teniendo muchas oportunidades de ampliar su ventaja antes del descanso, pero ésta no llegó y el Real Madrid se fue al descanso con resultado inmerecido.

Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaron con un Real Madrid que parecía más asentado. Baptista entró por Gago, lo que suponía más fuerza arriba y creación detrás, con Guti y Raúl más retrasados. Sin embargo, el Sevilla seguía llevando la manija del partido, mientras el Madrid se diluía con el paso de los minutos.

Pese a todo, el Sevilla, más por voluntad que por incapacidad, llegaba menos que en la primera mitad, aunque Alves y Navas seguían llevando mucho peligro por la derecha. Por ello Juande Ramos dio entrada a De Mul por Renato, buscando una imagen más ofensiva, que Schuster imitó al meter a Saviola por Balboa, buscando un revulsivo ante la preocupante apatía de los suyos.

El Real Madrid, sin embargo, continuaba perdido y sin motivación. Así, mientras las ocasiones madridistas se contaban con los dedos, las sevillistas comenzaron a ser muy habituales. Sin embargo, el Sevilla dio por bueno el resultado a falta de 20 minutos y dejó respirar a su rival, que aumentó ligeramente el ritmo.

En los últimos minutos el partido se rompió. El Madrid, más voluntarioso, comenzó a llegar con mayor facilidad que en todo el partido, pero seguía muy inseguro atrás. Robinho se convirtió en el estilete de un equipo que, con todo, apenas disfrutó de un par de ocasiones peligrosas hasta el final del encuentro.

El próximo domingo se decidirá definitivamente el resultado de la Supercopa. Será en el Bernabeú, donde el Real Madrid buscará dar la vuelta a la eliminatoria apoyado por un público escéptico después de lo visto en la pretemporada.

FICHA TÉCNICA:

SEVILLA FC: Palop; Alvés, Boulahrouz, Dragutinovic, Puerta; Martí, Renato (De Mul, min. 56), Keita, Jesús Navas (Maresca, min. 75), Duda (Diego Capel, min. 67); y Luis Fabiano.

REAL MADRID: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro, Miguel Torres; Diarra, Gago (Baptista, min. 46), Balboa (Saviola, min. 63), Robinho, Guti y Raúl.

GOLES:
1-0, min. 27. Luis Fabiano.

ÁRBITRO: Alfonso Pérez Burrull (C. Cántabro). Sin amonestaciones.

ESTADIO: Ramón Sánchez Pizjuán. 45.000 espectadores.