sábado, 15 de septiembre de 2007

Guillena


Guillena es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2005 contaba con 9.035 habitantes. Su extensión superficial es de 226 km² y tiene una densidad de 40,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 32' N, 6º 03' O. Se encuentra situada a una altitud de 28 metros y a 21 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla, en la Ruta de la Plata, da comienzo a la Sierra Norte. Comprende las pedanías de Torre de la Reina y Venta de las Pajanosas.

En estas tierras existen restos arqueológicos de época prehistórica, pero la crónica local parte de la población hebrea de Gensena. Bajo el dominio romano vive momentos de cierto esplendor, para decaer durante el periodo visigodo. Los árabes la recuperan en forma de alquería, aunque su progresivo desarrollo urbano acabará transformándola en una plaza fortificada. En 1247 es conquistada por el rey Fernando III el Santo. En 1286, por privilegio de Sancho IV, se convierte en Villa, bajo la jurisdicción de la Corona. En 1507, la reina Juana la Loca la vende, junto con su término, a Perafán de Ribera, incorporándose a las posesiones del ducado de Medinaceli.

El origen del asentamiento se encuentra en alguna villa romana, situada en un punto estratégico de la calzada que recorría la Ruta de la Plata, y que no llegaría a constituir un núcleo urbano. Sería propiedad de un tal Giulius, que daría nombre a la localidad. Durante el dominio musulmán, la explotación agraria se transforma poco a poco en un alcázar, como lo testimonian los restos del castillo medieval. Es posible que en esta época existiera un pequeño arrabal al sur de la fortaleza, que serviría a la alquería y a la guarnición militar. A finales del siglo XIII constituye ya un asentamiento de cierta importancia, que conserva el carácter defensivo y donde se formalizan las manzanas que envuelven el castillo por el sur.

A comienzos del siglo XV se construye la Iglesia Parroquial, cuya plaza se convierte en el centro de la localidad. De ella parte hacia el sur el eje ordenador del crecimiento urbano hasta finales del siglo XIX. A continuación de dicha plaza y sobre el mismo eje principal, se formaliza el espacio central de la ciudad del XVIII (la Plaza de España), donde se sitúa el Ayuntamiento. Durante el siglo XIX el núcleo sigue creciendo, hasta la total conformación de un tridente de calles orientadas al este, al oeste y una tercera como eje central que enlaza las plazas y se desarrolla de norte a sur.

Durante el siglo XX, el crecimiento se produce de forma lineal hacia el norte, a lo largo de los caminos de Las Pajanosas y de Burguillos, hasta el puente que cruza el Rivera de Huelva. En la primera mitad del siglo se conforman las calles periféricas que delimitan el centro histórico. En la segunda se produce un cambio de tipologías edificatorias, con la aparición de polígonos de promoción. El núcleo presenta en la actualidad una morfología irregular, más alargada en sentido este-oeste, y una imagen poco compacta, con varios sectores urbanos entre los que se intercalan algunos vacíos internos.

Entre sus edificaciones de interés histórico artístico destacan la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Granada (siglo XV, de estilo mudéjar) y el Ayuntamiento (siglo XVIII, de estilo neoclásico), así como las ruinas del castillo árabe.

Fuente: http://www.sevillaweb.info