domingo, 30 de septiembre de 2007

Lora de Estepa


Lora de Estepa es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2006 contaba con 831 habitantes. Su extensión superficial es de 18 km² y tiene una densidad de 46,0 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 16' N, 4º 49' O. Se encuentra situada a una altitud de 452 metros y a 116 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Se trata, sin duda, de uno de los municipios con menor población de la provincia, ya que ésta se cifraba en 1996 en 741 habitantes. Todos ellos se agrupan en el núcleo principal, que dista 116 kilómetros de la capital y se sitúa a una altitud de 447 msnm sobre el nivel del mar.

El origen del núcleo como población estable, se puede situar en el periodo de la colonización romana, época en la que Lauro (nombre con que la bautizaron los romanos) se diferenciaba de las distintas poblaciones coloniales, al ser su función principal la de ciudad de ocio. Ello, junto a sus múltiples relaciones con las plazas de Ostippo y Ventippo, le otorgaron un periodo de gran relevancia en su entorno. Tras una época de decadencia durante los años posteriores, fueron los musulmanes quienes vinieron a rehabilitar su esplendor a partir del siglo VIII, convirtiéndola en una importante villa, en la que la principal actividad era la agricultura. Con la llegada de los cristianos, se insertó en la dotación de las propiedades de Estepa, quedando por tanto, bajo la custodia de la Orden Militar de Santiago hasta que Felipe II, a mediados del siglo XVI, la entregó al primer marqués de dicha ciudad, un pariente del cual, Juan de Córdoba, vivió en Lora con lo que la villa comenzó a obtener más potencia hasta su independencia.

Es muy difícil precisar la evolución histórica del núcleo urbano de Lora de Estepa, puesto que a un pequeño núcleo compacto, con estructura urbana típica de pueblo-calle orientado de norte a sur, se le añaden unas pequeñas expansiones al suroeste y oeste, ésta última consistente en equipamientos comunitarios, y un conjunto de edificaciones diseminadas que se extienden en dirección noreste desde el núcleo hasta el trazado de la Autovía A-92. Es sin duda, el carácter eminentemente agrícola de este núcleo el que ha configurado la estructura dispersa del núcleo en su zona noreste, al ubicarse las viviendas en las pequeñas parcelas de regadío del entorno de la villa.

Desde el punto de vista monumental, únicamente es de destacar, la iglesia de San Miguel, que se trata de un edificio de una sola nave cubierta con una bóveda de cañón y otra más moderna en el costado izquierdo. Podría fecharse el templo hacia finales del siglo XVIII, aunque son abundantes sus reformas posteriores.

Fuente: http://www.sevillaweb.info