sábado, 22 de diciembre de 2007

La Iglesia del Salvador muestra su majestuosidad tras cuatro años de obras

La Iglesia del Salvador, joya del barroco sevillano, reabrió ayer sus puertas para exhibir la majestuosidad que ha podido recuperar, tras cuatro años de minuciosa restauración, en sus muros y retablos.

El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, abrió a las cinco de la tarde las puertas de este templo del siglo XVII, en cuyas capillas ya lucen de nuevo los impresionantes retablos barrocos, restaurados también por el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

A esa hora, pese al frío y la tímida lluvia, eran varias decenas los sevillanos que hacían cola pacientemente a las puertas del templo para disfrutar del espectáculo que supone verlo después de su rehabilitación.

Cerrada desde 2004:

La restauración, en marcha desde el año 2004, cuando la iglesia tuvo que cerrar por motivos de seguridad, ha supuesto una inversión global de 12 millones de euros, entre las obras estructurales, la rehabilitación de los bienes muebles y las numerosas actividades que se han llevado a cabo en su transcurso, como las visitas guiadas, que se interrumpieron el pasado marzo para poder volver a colocar los retablos, una vez remozados.

Además de la limpieza de sus muros, que antes estaban ennegrecidos y ahora muestran el color original -claro- de la piedra, y los matices de la expresividad de los retablos barrocos, la restauración ha permitido que los visitantes contemplen la nueva cripta subterránea abierta bajo el templo, donde se encontraron los vestigios de una antigua mezquita del siglo IX cuyas dimensiones serían similares a la de Córdoba.

Las primeras palabras del cardenal de Sevilla han sido de recuerdo para el delegado episcopal de la obra, Juan Garrido Mesa, que "enseguida asumió el encargo" de encabezar la restauración y que "puso el alma y la vida, materialmente" en ella, puesto que falleció el pasado 20 de mayo, antes de ver finalizada su labor.

Reconocimiento del Cardenal a Javier Arenas y Joaquín Moeckel:

El cardenal arzobispo se ha referido especialmente también al abogado Joaquín Moeckel, que encabezó la cuestación popular con cuyos fondos se ha restaurado en parte el retablo mayor del templo, y al presidente del PP-A y ex vicepresidente del Gobierno, Javier Arenas, a quien ha distinguido como el "gran impulsor económico" de la obra.

El templo será de nuevo consagrado el 2 de marzo de 2008, la fecha fijada para su inauguración oficial, aunque antes se podrá visitar a diario.

Carlos Amigo Vallejo ha apuntado que los sevillanos "van a ver un templo completamente nuevo" cuando entren en el Salvador, puesto que hasta ahora conocían una iglesia "oscura, húmeda y triste".

El cardenal ha sugerido que los muros de esta iglesia podrían acoger la representación de una ópera, como "Parsifal", para conmemorar su reapertura.

Ahora, al cardenal le queda la "corona de espinas" de tener pendiente la restauración de Santa Catalina, otro templo cerrado por su mal estado de conservación.
El prelado ha confiado en que, tras los resultados obtenidos con el Salvador, "los incrédulos se den cuenta de que la intervención en la cultura es muy rentable" y ha apostado por la creación de un circuito de visitas que incluyera, además de estos dos templos, la Catedral de Sevilla.

La ausencia de Juan Garrido Mesa ha sobrevolado esta tarde plomiza la iglesia del Salvador, para cuya rehabilitación completa quedan pendientes aún el desmontaje y la reurbanización del Patio de los Naranjos, los trabajos en las fachadas y los últimos remates del interior.