lunes, 18 de febrero de 2008

El Cristo de la Buena Muerte de Omnium Sactorum


El Cristo de la Buena Muerte está situado en la cabecera de la nave de la Epístola, en un retablo barroco fechado en 1690, siendo la genial talla del Santísimo Cristo obra de Andrés de Ocampo fechado en el año 1592.

Este crucificado, con elegantes formas y sudario corto dorado, se encuentra clavado en una cruz lisa y rectangular.


Procede de la Parroquia trianera de Santa Ana, donde era conocido como el Cristo de la Venia al inclinarse los párrocos ante él antes de comenzar la misa.

Llegó a Omnium Sanctorum en los años 40, a raíz de la reconstrucción del templo tras los destrozos sufridos en 1936, para sustituir a una interesantísima imagen advocada de la Buena Muerte.

El 18 de febrero de 2006, la parroquia de Omnium Sactorum junto a las hermandades allí establecidas organizó con esta imagen un piadoso Vía Crucis que recorrió los alrededores del templo de la calle Feria.

En tiempos pretéritos la Hermandad Sacramental de Todos los Santos ya realizaba un Via Crucis con él los Viernes de Dolores, además de celebrar un triduo en su honor. Actualmente es propiedad de la parroquia.

Fuente: http://www.artesacro.org
Fotos: Eduardo Fdez. López