viernes, 12 de septiembre de 2008

La Puerta de Carmona

Esta destruida puerta se encontraba al final de la calle San Esteban, y comunicaba el recinto de Sevilla con los barrios de San Roque, la Calzada, carretera de Madrid y otros puntos de mucho tránsito.

Tomó su nombre por alusión a que en ella empezaba el arrecife que partiendo de la ciudad, conduce a la de Carmona y prosigue hasta Madrid.

La primitiva arquitectura de esta puerta pertenecía a un orden indefinido, no ofreciendo nada de notable desde el punto de vista artístico, y así permaneció hasta el año 1578, en que siendo Asistente de Sevilla el Conde de Barajas fue reedificada y se le dio una forma sencilla y elegante colocando en su frente las armas de los Duques de Alcalá, alcaldes de las prisiones que existieron en el segundo cuerpo de esta puerta, cuyas cárceles encerraron varias personas distinguidas que vivieron en Sevilla hace unos siglos.

En el año 1540 salieron por la puerta de Carmona las huestes sevillanas mandadas por D. Rodrigo de Saavedra para el socorro de Gibraltar, haciéndose notable esta salida, en razón de que, no siendo posible sacar el pendón de de Sevilla por el arco de la puerta, sin abatirlo o inclinarlo, lo pasaron por encima de la muralla. Este hecho prueba hasta qué punto se respetaban entonces dicha clase de insignias.

Cuando la epidemia habida en esta capital en el año 1649, se organizó en la iglesia del antiguo convento de San Agustín una procesión de rogativas, la cual puesta en marcha con dirección a la ciudad, penetró por esta puerta en la tarde del viernes 2 de julio del referido año, dirigiéndose a la Catedral.

La Puerta de Carmona fue también testigo el día 27 de agosto de 1822, de sangrientas escenas ocurridas entre españoles y franceses. Estos, al invadir la ciudad, penetraron por este sitio con fecha 1 de febrero de 1810 y, al ser expulsados, el pueblo que por todas partes los perseguía y hostigaba, trabó en este punto reñida contienda con los soldados de Napoleón.

Cuando el bombardeo de Sevilla el año 1843, los sitiados colocaron delante de esta puerta una batería llamada la "Unión", montándose cuatro cañones y un obús, que lanzaron a los esparteristas 105 proyectiles, recibiendo en cambio 24 bombas de 14 arrobas de peso cada una, o sea una mole de hierro de 161 Kg.

En el punto donde se apoyaba el estribo derecho de esta puerta termina el acueducto llamado Caños de Carmona.

Fuente: Curiosidades Sevillanas de Alfonso Álvarez-Benavides. Edición y prólogo de Alberto Ribelot. Universidad de Sevilla.

5 comentarios:

Du Guesclin dijo...

Tuvo que ser preciosa, junto a los Caños de Carmona y el Convento de San Agustín...

Dentro de poco tengo pensado un "paseo", ya te avisaré.

Saludos amigo Javi.

El Rincón de Sevilla dijo...

Hola Javi, grandes historias la de las puertas de Sevilla. si no recuerdo mal, creo que fue el año pasado o el otro que estuve en una ruta en bicicleta por la ronda-torneo(todo lo que rodeaba al casco antiguo) donde explicaban la historia de todas las puertas de Sevilla fue muy bonito y didactico, una actividad que no estaria de mal repetir y mas ahora que llega la semana de la movilidad.

Saludos.

Javi dijo...

La verdad es que sí amigo Du. He sentido cierta nostalgia al escribir esta entrada. ¿Os imaginaís que nos hubiera llegado esta Sevilla amurallada? Supongo que sería un estilo a Ávila...
Avísame cuando sea ese "paseo" jeje, que viniendo de ti promete ser cuanto menos emocionante.

No estaría mal repetir esa actividad Alejandro, y más en este tiempo que da gusto pasear con esta temperatura...

Saludos!!

radioblogueros dijo...

Querido Javi:

La Radio de los Blogueros tendrá su propio espacio semanal, cada viernes, a partir del 3 de octubre, de 19.00 a 20.00h. Será un programa dedicado en exclusiva a la Sevilla virtual en el premiaremos la mejor entrada y el mejor comentario de la semana, entre otras muchas sorpresas. No faltes. Pasaremos lista.

Un abrazo

Javi dijo...

Fantástica noticia la que me das. Ahí estaré pegado a la radio cada semana.

Saludos!!