sábado, 1 de noviembre de 2008

Calles que empiezan por F

Fabiola: Hasta 1881 formó parte de la calle Cruces y desde entonces recibió este nombre en honor del personaje que dio título a la célebre novela romántica del cardenal Wisseman Fabiola o la iglesia de las catacumbas. Una lápida conmemora en esta calle el nacimiento de este ilustre personaje en 1802.

Farnesio: Recibió este nombre en 1880 en honor del “invicto” Alejandro Farnesio. Con anterioridad se llamó callejón del Diablo (siglo XVI) y San Antonio (siglo XVIII).

Federico García Lorca: Esta calle del barrio de Nervión, recibió este nombre hace una década por el inmortal poeta granadino al crearse una manzana con nuevas viviendas.

Federico Rubio: Tiene este nombre desde 1900 por el ilustre médico fundador de la Facultad Hispalense de Medicina. Con anterioridad recibió otros nombres: Montesinos en la Edad Media, Dormitorio de Madre de Dios, al fundarse el cercano convento en 1492 y Soledad a partir del siglo XVIII por existir en esta calle un retablo de esta Virgen.

Federico Sánchez Bedoya: Recibió este nombre en 1900, aunque en la Edad Media fue la calle Bayona, por ser sus vecinos naturales de esta localidad francesa y contar con el privilegio de tener calle propia, como ocurría con la calle Francos, Placentines, Catalanes o Alemanes. Fue esta calle donde estaba ubicado el mesón del amigo de Cervantes, Tomás Gutiérrez.

Feijoo: Se llama así desde 1875 por el ilustre filósofo y vino a desplazar al nombre del político Vallín que había tomado en 1860. Antiguamente fue la calle Huevos porque en ella se practicaba este comercio.

Feria: Tradicionalmente dividida en tramos, fue desde el siglo XIII Real de la Iglesia y San Juan de la Palma. En su tramo inicial (desde la colosal casa de los Artistas, donde algunos creen que estuvo el célebre patio de Monipodio, aquel que enseñaba a robar a los niños y que Cervantes inmortalizó en su obra Rinconete y Cortadillo); Laneros y Caño Quebrado en el segundo, Peso de los Hurones el tercero, plaza de la Feria el cuarto (frente al mercado de abastos), carpinteros de Ribera el quinto (desde el mercado hasta la calle Escoberos) y Postigo de la Feria el sexto y último (desde Escoberos hasta la muralla). El nomenclátor se unificó en 1880 con el nombre genérico de Feria.

Fernán Caballero: Recibió este nombre en 1880 pues en ella vivió la escritora Cecilia Böhl de Faber, que firmaba con este seudónimo. En esta calle vivió asimismo el pintor José García Ramos.

Fernando Villalón: Rinde esta calle homenaje al célebre poeta de inolvidable terminología taurina y ganadero de reses bravas que quiso conseguir un encaste de toros con los ojos verdes.

Florida, La: Junto a la puerta de Carmona, hermosa y animada zona que se edificó sobre terrenos del Machar Milai árabe. En la Edad Media fue conocida como huerta del Espantaperros hasta que en 1875 se construyeron los Baños de La Florida, de donde perdura el nombre. A finales del pasado siglo estuvo en esta calle una escuela de música del profesor Manuel Lerdo de Tejada.

Francisco Bruna: Recibe este nombre desde 1875 por el regente de la Audiencia que mandó ahorcar a Diego Corrientes en días en que la legislación vigente no permitía ajusticiamientos. Por ser un bandolero querido por el pueblo y ante el temor de que vinieran a rescatarlo, no dudó en apremiar la ejecución, que al coincidir con los días de Semana Santa, enardeció aún más la figura del buen bandido al considerar las gentes que su vida tenía paralelismos con la de Cristo. Con anterioridad recibió otros nombres, cuesta de la Espartería Mayor, en la Edad Media, cuesta de la Cuadra en el siglo XV, cuesta de la Audiencia en el XVI, Papeleros en el XVII, cuesta de Valvanera en el XVIII y Bruna desde 1839.

Francisco Carrión Mejías: Calle de nueva construcción nacida en 1952 tras la demolición del Hospicio de San Fernando, antiguo Hospital del Cardenal Cervantes. Recibe este nombre por el Vicario y párroco de San Andrés.

Francos: Recibe el nombre de Francos por “franquicia”, es decir, por la exención de pagar impuestos que tuvieron los mercaderes que habían aprovisionado a las tropas de San Fernando durante el asedio de la ciudad de Sevilla. Con anterioridad se llamó Marktand (de Mark –mercado- y Tand –joyas o baratijas-). Hay que reseñar que en el número 14 de esta calle nació la escritora Blanca de los Ríos en 1862.

Fray Bartolomé de las Casas:
Recibe este nombre desde 1890 por el célebre cronista vinculado a las Américas y defensor de los indígenas. Con anterioridad se llamaba Rosas.

Fray Isidoro de Sevilla: En esta calle aseguran algunos arqueólogos que se encontraba el lugar donde los cristianos fundaron su primer templo hispalense para reunirse a escondidas y huir de la represión romana, concretamente bajo lo que hoy es el colegio de los Moros. Recibe este nombre desde 1945.

Fuente: ABC.