jueves, 23 de abril de 2009

Asistentes durante el Reinado de Felipe IV

Retrato de Felipe IV, de Diego Velázquez. Hacia 1631 - 1632. National Gallery, Londres.

1621-1623.- Pedro Daza, Conde de Fuente del Saúco.

1623-1626.- Fernando Rodríguez Fariñas. Los vecinos de la Feria se le amotinaron por su despreocupación durante la inundación de enero de 1626, que se llamó el "Año del Diluvio".

1626-1629.- Lorenzo de Cárdenas y Valda, Conde de la Puebla del Maestre. Construyó defensas contra las inundaciones en la Puerta de la Barqueta.

1629-1631.- Diego Hurtado de Mendoza, Vizconde de Corzana.

1634-1642.- García Sarmiento de Sotomayor, Conde de Salvatierra. Dictó numerosas medidas para la eficaz limpieza de la ciudad y combatió con extraordinaria diligencia la riada de enero de 1642.

1642.- Pedro de Zamora Hurtado, asistente interino que sufrió el segundo "Motín de la Feria" los meses de mayo y junio.

1642-1644.- Juan de Cárdenas, Conde de la Puebla del Maestre.

1644.- Gaspar de la Cueva, Marqués de Bedmar.

1647.- Alonso de Cárdenas, Conde de la Puebla del Maestre.

1648.- Juan de Santelige y Guevara.

1649-1651.- Diego de Cárdenas, Conde de la Puebla del Maestre. Tuvo que afrontar la riada de marzo de 1649 y poco después la gran epidemia de peste que, según Ortiz de Zúñiga, acabó con doscientas mil vidas.

1651-1652.- Marqués de Aguilafuerte.

1652.- Licenciado Pedro de Zamora Hurtado.

1653-1662.- Pedro Niño de Guzmán, Conde de Villahumbrosa. En 1658 fue testigo del terrible quebranto de las Milicias sevillanas en el sitio de Yelbres.

1662-1664.- Pedro Mesía de Tobar, Conde de Molina de Herrera.

1664.- Lorenzo Santos de San Pedro.

1665.- José Pardo de Figueroa.

Fuente: ABC.

3 comentarios:

Du Guesclin dijo...

Pobre Diego de Cárdenas... debió ser durísimo vivir la epidemia de peste que destrozó Sevilla... Eso sí, el tío sobrevivió, jejeje.

A todo esto, vaya tela ayer Javi....

Saludos.

María_azahar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Duende del Sur dijo...

Ya ves amigo Du Guesclin, sobrevivió tanto a la epidemia de peste como a la riada que desoló Sevilla. Un tipo con suerte.

Del Sevilla mejor no hablamos...

Gracias a ti, amada María_azahar, por tu amabilidad, por tus palabras y por ser una SEGUIDORA fiel que siempre está pendiente de cada entrada que subo a este humilde Blog.

¡Saludos!