martes, 21 de abril de 2009

Hacienda de Quintos

La Hacienda de Quintos puede considerarse como la hacienda más antigua de Dos Hermanas, resultado de la unión de tres cortijos colindantes: el de San Clemente o "de las monjas", perteneciente al Monasterio de San Clemente de Sevilla; el Cortijo Nuevo, del Cabildo Catedral de Sevilla; y el Cortijo Grande, cuyo propietario era el Duque de Alcalá. Prueba su antigüedad son sus restos romanos, visigodos, árabes y posteriores hallados en sus alrededores y la cita del lugar de Quintos en el Itinerario de Antonino, del siglo II. Asimismo existió un poblado en torno a este conjunto, contando con iglesia y pila bautismal hasta 1690.



El conjunto queda estructurado en dos construcciones, de una parte los cortijos de San Clemente y Nuevo -zona de mayor interés histórico-, que forman una edificación y a unos metros, el Grande o Viejo, del que únicamente permanecen algunos lienzos.



Sobresale en el recinto la torre almenada, del siglo XIII, construida con fines militares, así como molinos de aceite y la torre de contrapeso, amén de tinajas y otras dependencias propias de las labores agrícolas desarrolladas en Quinto. El pasado olivarero de ésta y otras haciendas de la localidad, y el peso específico del sector de la aceituna de mesa ha contribuido a la ubicación en este lugar del Museo Provincial del Olivo, que reúne las características etnográficas más singulares de la tradición olivarera sevillana.



Actualmente se encuentra en un proceso de rehabilitación.

2 comentarios:

María_azahar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Duende del Sur dijo...

Me alegro que te gustara la historia de la que es símbolo de Montequinto.

Yo también tuve la suerte de que me acompañaras, muchacha preciosa.

TE QUIERO.