sábado, 11 de agosto de 2007

La Iglesia de San Marcos


Iglesia fernandina edificada sobre una antigua mezquita, siendo una de las gótico-mudéjar de la ciudad, aunque presenta multitud de estilos y decoración debido a los incendios que sufrió el templo en 1470, en el siglo XVIII y en 1936, este último durante la Guerra Civil. Está Situada en la Plaza de San Marcos, actualmente es parroquia independiente


La fachada presenta una portada de piedra del siglo XV, con gran arco apuntado bajo cornisa con decoración zoomórfica. En la clave se dispone una escultura del Padre Eterno, flanqueada a los lados por una Anunciación. Destaca el frente de arquillos ciegos que en la zona inmediata a la cornisa dibuja una trama tupida de formas musulmanas. La torre fue levantada en el siglo XIV y su decoración se inspira en a Giralda, especialmente en su franja más alta. En 1696 se fundo en ella la Hermandad Servita.

En el interior la iglesia presenta tres naves, con pilares de ladrillo y arcos de herradura apuntada con alfiz. La cubierta del presbiterio se divide en dos tramos: el primero cubierto tiene bóveda de crucería, el otro con bóveda sexpartita. En las naves se encuentran interesantes lápidas sepulcrales del siglo XVII. En 1987 fue reconstruida la cubierta de la nave central, estando la misma a cargo de la congregación de los Sagrados Corazones.

La Torre:

La torre de San Marcos se levanta a los pies de la nave del evangelio de la iglesia. Bello ejemplar mudéjar de la primera mitad del S. XIV. Tiene una altura de 22 metros hasta la cornisa y es de planta rectangular, de 4.75 metros de lado. Las ventanas exteriores están dispuestas a distintas alturas, para así salvar el trazado de la escalera a la que dan luz.

Para Gestoso era el alminar almohade de la mezquita. Para A. Morales no es una obra reutilizada sino de directa inspiración en la Giralda. Su matacán superior fue construido coii intenciones defensivas para protegerse en el S.XV de las luchas que sostenían los bandos de las casas de Niebla y Marchena, Arcos y Medinasidonia.

Como en la Giralda, las ventanas de los cuatro frentes no coinciden en altura. En la Fachada occidental se abren cuatro. Casi todos los capiteles de los parteluces son de barro cocido. Las columnitas peor conservadas corresponden a las del frente norte y poniente. La mayor parte de los fustes son de mármol blanco de Macael. El único capitel que pudiera ser sevillano es el de la ventana gemela del frente septentrional. Son góticos los de las ventanas de poniente, con hojas de acanto.

Lo más inspirado en la Giralda son las albanegas de los arcos ciegos. En la fachada occidental y en la ventana inferior de arcos gemelos se conservan restos de azulejos. En su su interior la escalera se desarrolla a lo largo de un machón central. Bóvedas de arista cubren los tramos de escalera. Remata ka torre un cuerpo de campanas de nueva fábrica, abierto en los cuatro frentes con un vano de medio punto por lado con pilastras que sustentan una cornisa ornamentada en las esquinas por un juego de colúmenes.

Esta torre fue restaurada en 1916, a expensas del Conde de Urbina, por Aníbal González, que le añade los arcos del frente oriental y la ventana más baja del paramento norte, de un solo vano. Entonces desapareció el reloj del lado poniente realizado en Londres por Joaquín Antón.

Fuente: http://www.artesacro.org
http://www.fotografias-sevilla.com