viernes, 9 de noviembre de 2007

Salteras


Salteras es una localidad de la provincia de Sevilla. En el año 2005 contaba con 4.142 habitantes. Su extensión superficial es de 57 km² y tiene una densidad de 72,7 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 25' N, 6º 06' O. Se encuentra situada a una altitud de 152 metros y a 12 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla.

Historia:

Estas tierras han sido ocupadas por el hombre desde hace al menos tres mil años. Los romanos fundan una localidad denominada Paesula, que llega alcanzar bastante importancia. El lugar decae en tiempos de los visigodos hasta llegar a desaparecer como población. Sobre las ruinas de Paesula, los árabes establecen en el siglo VIII una alquería dedicada a las faenas agrícolas y ganaderas, que poco a poco acoge nuevos caseríos hasta llegar a formar una población. Tras la conquista cristiana, que se produce a mediados del siglo XIII, la aldea empieza a ser conocida como Salteras. Su término pertenece en su mayor parte al cabildo municipal hispalense. En 1443 es considerada "calle, guarda y collación de Sevilla", privilegio otorgado por el rey Juan II, que le concede fueros y franquicias propias. En el siglo XVII, la localidad es adquirida por el caballero don Juan de Federegui, que repuebla el lugar. En 1641, don Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares, compra la villa, convirtiéndose en señor de Salteras. Posteriormente pertenecerá al señorío de la Casa de Alba.

El núcleo urbano se localiza en el trazado de la carretera SE-510, que cruza de este a oeste el Aljarafe y que comunica esta localidad con Valencina (por el este) y con Olivares y Albaida (por el oeste). Existe una ronda de circunvalación que discurre por el sector septentrional del pueblo, siendo escaso el desarrollo urbano al norte de la misma.

Cabe diferenciar entre el casco urbano tradicional, situado en la zona central del pueblo, en torno a la iglesia, y los nuevos desarrollos periféricos, en los que destaca la presencia de urbanizaciones como La Oliva (situada al noroeste), La Alondra, La Dehesilla o La Fuenblanca (al este y el noreste). Estas promociones acogen viviendas unifamiliares destinadas a segunda o primera residencia de trabajadores de la capital sevillana.

Entre sus edificaciones de interés histórico artístico destacan la iglesia de la Oliva (hacia 1500, de estilo mudéjar) y la capilla o ermita de la misma advocación.

Fuente: http://www.sevillaweb.info