viernes, 9 de julio de 2010

La Giralda de Nueva York

Desde 1890 a 1925 Nueva York, la ciudad de los rascacielos, estuvo coronada por una réplica de la Giralda de Sevilla. Situada entre Madison Avenue y Broadway, formando parte del Madison Square Garden, esta torre dominó durante muchos años el cielo del Midtown de Manhattan.

La torre era una interpretación simplificada de la Giralda, estando revestida de ladrillos aunque su estructura era de hormigón. Su altura era algo mayor que el original (102,3 m) y, en lugar del Giraldillo, estaba coronada por una Diana Cazadora. Para esta escultura había servido de modelo una mujer muy bella, Mrs. Evelyn Nesbitt, mujer de un multimillonario llamado Harry Thaw, que mantuvo un apasionado romance con uno de los arquitectos, Stanford White. Era este un hombre muy aficionado a la buena vida y con merecida fama de playboy, lo que le ocasionaría no pocos problemas y acabaría prematuramente con su vida. Y es que Stanford White murió asesinado por el marido de su amante en la misma la torre, donde tenía un apartamento.

Además del llamado "crimen del siglo", en la Giralda de Nueva York se desenvolvieron los negocios y las fiestas de gran parte de la clase alta neoyorkina de la época; entre otras muchas cosas, se desarrolló la gran batalla de los dos magnates que dieron pie al periodismo moderno, Joseph Pulitzer y W.R. Hearst (el protagonista de “Ciudadano Kane”). Y un sinfín de numerosos acontecimientos sociales y económicos que marcaron la evolución de los Estados Unidos de América y de muchas de las tendencias que hoy dominan la vida de la Gran Manzana (desde combates legendarios de boxeo hasta convenciones políticas o grandes conciertos de música popular).

La Giralda neoyorquina sobrevivió hasta 1925 cuando fue demolida al ejercer una compañía de seguros una hipoteca impagada. Este derribo generó una oleada de protestas y sensibilizó a la opinión pública norteamericana sobre la necesidad de conservar edificios singulares aunque su antigüedad no fuese notable.