lunes, 5 de noviembre de 2007

La Capilla de los Evangelistas


Sobre la reja de esta capilla se encuentra una vidriera que representa La Resurrección de Lázaro, obra de Arnao de Flandes en 1554. En el interior figura otra vidriera del mismo autor ejecutada en 1553 con el tema de El Nacimiento de Cristo.

La fundación de esta capilla fue realizada por Don Rodrigo de Santillán, Arcediano de Écija, quien costeó en 1555 las pinturas del retablo realizado por Hernando de Esturmio, artista de origen holandés que trabajó en Sevilla desde 1539. En el banco del retablo aparecen tres composiciones que representan a Santa Catalina con Santa Bárbara, San Sebastián con San Juan Bautista y San Antonio y Santa Justa y Santa Rufina. En el Primer cuerpo del retablo figuran en el centro La misa de San Gregorio y en los laterales San Marcos y San Lucas. En el centro del segundo cuerpo se encuentra La Resurrección de Cristo, flanqueada en los laterales por San Juan y San Mateo.


En el muro frontero al altar figura una pintura que representa a Los Cuatro Evangelistas, obra del siglo XVII de discreta calidad, que copia una estampa flamenca. Las pinturas que representan a San Pedro, Santa Inés, San Juan Bautista y Santa Catalina son obras de Diego Vidal de Liendo el Joven, racionero de la Catedral y pintor, siendo realizadas en el primer tercio del siglo XVII. Proceden estas pinturas de un retablo colateral que hubo en la Sacristía Mayor de la Catedral y son copias de originales de Andrea del Sarto.

En la capilla figura también una pintura del Martirio de San Pedro de Arbues, copia de Murillo, ejecutada probablemente por Joaquín Cortes en 1804.