sábado, 8 de marzo de 2008

El Santo Cristo del Mayor Dolor del Dulce Nombre


Siguiendo con nuestro recorrido por los crucificados no procesionales de Sevilla, en esta ocasión retomamos de nuevo la información sobre el Cristo del Mayor Dolor, imagen Titular que forma parte del patrimonio artístico de la Hermandad del Dulce Nombre (La Bofetá), toda una joya de la imaginería sevillana que para muchos es totalmente desconocida.

Dicha joya no es otra que la talla del Santísimo Cristo del Mayor Dolor, que en los albores de esta Hermandad, cuando en el siglo XVII comenzó su andadura en Santa María de las Nieves (Santa María la Blanca), conoció gran esplendor. Igualmente, esta talla fue la primera que la Corporación tuvo en propiedad, cuando residía en San Román.

El Santísimo Cristo del Mayor Dolor es una magnífica escultura realizada en madera de cedro policromada, de 1,40 cm. de altura. Por sus características, se ha enmarcado dentro del manierismo hispalense y, aunque no hay confirmación de su autoría, está atribuida a los círculos de Juan de Oviedo y Andrés de Ocampo.


La cabeza del Crucificado, cae sobre su costado derecho, doblando su cuerpo en pronunciada curvatura hacia la derecha, siendo talla robusta y de gran fuerza anatómica, con claras y evidentes influencias del arte de Miguel Ángel. Su sudario de abultados pliegues, con moña y abertura lateral izquierda, deja ver parcialmente descubierta la cadera del Señor, descarnada por la hiriente y tosca cuerda, está considerado sin duda, como de los más atrevidos y más bellos, de los realizados en su época.

La talla muestra una atinada encarnadura en sí, siendo la misma de acertados efectos naturalistas, que impregnan a su imagen un severo dramatismo. El Cristo está fijado a su cruz arbórea mediante tres clavos.

Similitud.- Por la curvatura que presenta la imagen, se asemeja al Cristo de la Fundación, de la Hermandad de Los Negritos, que realizara Andrés de Ocampo en 1622. Por su anatomía, recuerda al Cristo d ela Misericordia, de la parroquia de San Juan del Puerto (Huelva), obra de Juan de Oviedo para el Monasterio del Carmen en 1591. Ya sea la atribución a uno u otro escultor, lo que si queda evidente es lo magistral de esta escultura premontañesina.

Restauraciones.- En la Iglesia Conventual de San Antonio de padua, en 1941, la imagen sufrió quemaduras en sus piernas, al caer un cirio encendido sobre la Imagen, siendo restaurado por Sebastián Santos Rojas y repuesta al culto el 21 de febrero de 1942. En 1990 el taller Isbilia restauró la imagen.

Su ajuar.- La Cruz arbórea actual fue realizada en el taller Isbilia en 1985. Tiene dos juegos de potencias, uno de plata de ley sobredorada, datado de la época en la cual residió en el Beaterio de la Trinidad (1809-1922), de autor desconocido. Las otras son de metal plateado y sobredoradas de Jesús Domínguez Vazquez (1973). La corona de espinas fue realizada por Sebastián Santos Rojas (1942).

Última Salida.- La última salida que efectuó la Imagen, fue el 23 de noviembre de 1985, en el paso cedido por la Hermandad de la Vera Cruz, de forma extraordinaria y en conmemoración del IV Centenario Fundacional de la Corporación.

Fuente: http://www.artesacro.org
Fotos: Francisco Santiago.