jueves, 6 de marzo de 2008

Santísimo Rosario (San Julián)


PONTIFICIA, REAL E ILUSTRE HERMANDAD, PRIMITIVA ORDEN TERCERA DEL STMO. ROSARIO DE LA VIRGEN SANTA MARÍA Y DEL GRAN PATRIARCA SANTO DOMINGO DE GUZMÁN.

Parroquia de San Julián.

Procesiona en Octubre.

Referencia histórica.- Aún con las dificultades lógicas para probarlo, se dice que ésta sería la más antigua entre nuestras Hermandades del Rosario. Siempre estuvo radicada en la iglesia de San Marcos y por referencias dignas de crédito, se sabe que ya funcionaba en el siglo XVI y que a fines de esta centuria, justamente en 1599, el Consejo de Castilla aprobó sus Reglas. Tiene los títulos de Real (por el patronato del monarca Felipe III), Pontificia e Ilustre. El 4 de Agosto de 1699 fue enterrado bajo el altar de su titular el famoso escultor Pedro Roldán.

En 1794 se quiso disolverla, con el argumento de que en nuestra ciudad había demasiadas Hermandades del Rosario. Sigue un confuso periodo, mal documentado, en que parece quedó inactiva, pero a comienzos del siglo XX vuelve a revitalizarse. Peor fue el golpe recibido en 1936, cuando el incendio del templo de San Marcos le hizo perder su imagen antigua y todos sus enseres. Por ello hubo de trasladarse primero a la vecina capilla de los Servitas y más tarde a San Julián, donde últimamente ha experimentado un absoluto y asombroso reflorecimiento.

Referencia artística.- La imagen actual fue labrada hacia 1938 en el taller de Fernández Andes, quien la donó graciosamente a la corporación. Tiene dulce expresividad y encarnación muy morena, casi agitanada, con líneas fisonómicas que recuerdan a la Venus de Médicis (al menos en el escorzo del rostro, pero sublimadas por su condición religiosa y por el toque racial andaluz. Otro tanto cabría decir de la menuda figura del Niño Jesús, entablando con su Madre un coloquio lleno de afectuosa ternura. Se enriquece con magnífica ráfaga antigua, procedente de las Clarisas, y con corona de peculiar formato apaisado, obra de hijos de Juan Fernández en 1975. El mismo taller de orfebrería cinceló otros atributos (cetro, zapatitos del Niño) e insignias procesionales (ciriales, incensarios, faroles que acompañan la cruz).


El paso es uno de los más vistosos entre los de Gloria, por la expansiva, sinuosa y cimbreante arboladura de sus candelabros, los cuales se yerguen hasta respetable altura, iluminando perfectamente la imagen. Los hizo el dorador Antonio Díaz, recordado hermano mayor de esta corporación, el cual también talló la sólida crestería con perfil arquitectónico, animada con parejas de angelitos esculpidos por Ricardo Rivera. Estos sostienen rosarios de plata, como "leimotiv" u homenaje a la Virgen titular. Los faldones, muy aparentes y decorativos también, llevan aplicaciones de tisú y cartelas realizadas por Guillermo Olivares, a cuya inspiración se debe buena parte del variado ajuar y juego de insignias.

Datos curiosos.- En la delantera de las andas un templete cobija exacta reproducción ("vero icono", incluso a su tamaño) de Ntra. Sra. de Aguas Santas Coronada, patrona de Villaverde del Río, gracias a la herencia sentimental del citado sr. Olivares. La mayoría del excelente plantel de insignias y bordados, e incluso tallas doradas, se debe a los propios hermanos, pocos en número pero insuperables en su esfuerzo y entusiasmo

Momentos destacados.- La procesión alcanza momentos de inusitada belleza en su itinerario casi conventual, pues hace estación en los monasterios de Santa Paula y de Santa Isabel, además de la capilla de los Servitas.

Dirección Web: http://www.rosariodesanjulian.org

La información contenida en esta entrada ha sido tomada de la página web de Hermandades y Cofradías de Sevilla.