sábado, 26 de abril de 2008

El Cardenal Francisco de Solís Folch y Cardona


Don Francisco de Solís y Folch de Cardona (1713-1776), nació en Salamanca el 16 de febrero de 1713, era hijo de José Solís y Gante, 3er. Duque de Montellano, y hermano de José de Solís y Folch de Cardona (1716-1762), Virrey de Nueva Granada (Actual Colombia) entre 1753 y 1761 año en que dimitió para ingresar en la orden Franciscana, falleciendo de misionero en Santa Fe de Bogotá.

Obispo de Córdoba (1752-1755) y Arzobispo de Sevilla (1755-1775), si bien con anterioridad había sido su administrador, con el título de arzobispo de Trajanópoli, y fijando su residencia en Umbrete en los años 50. Fue nombrado Cardenal en 1756 por el Papa Benedicto XIV, siendo su heráldica de estilo rococó, fue recibido de Hermano Mayor el 1 de Julio de 1766, nombrando como su teniente a Don Pío García Tagle, entonces Maestro de Pajes de su Eminencia, con lo que desapareció dicho cargo del conjunto a elegir.

Francisco de Solís, mantuvo hasta el fin de sus días una bolsa siempre abierta a los necesitados, lo que hizo que estuviese varias veces cerca de la quiebra de su hacienda, a causa sus numerosos gastos. En 1761 reconstruyó el Convento de Santa Rosalía que había sido pasto del fuego, igualmente reconstruyó en 1762, tras un trágico incendio el palacio arzobispal de Umbrete. llegó a pedir al rey una moratoria para sus deudas en 1765.

Sus retratos fueron siempre de perfil, no para destacar aún más su nariz agüileña sino con objeto de ocultar la falta del ojo izquierdo, que perdió en un estoque de florete del aún infante Carlos III.

Fallece en Roma el 22 de marzo de 1775.