lunes, 10 de enero de 2011

La Torre de Los Guzmanes

Fotografía: Rafa Lara.

Situación:

La Torre de Los Guzmanes se encuentra en la localidad de La Algaba.

Historia:

La Algaba cayó en manos castellanas en la primavera de 1247, como operación previa al asedio que acabó con la Sevilla musulmana en el invierno del año siguiente. En el repartimiento de 1253 de los territorios conquistados, La Algaba fue a manos del infante don Fadrique, segundo hijo de Fernando III y de su primera mujer, Beatriz de Suabia. Éste, acusado de traición por sus supuestos amoríos con la viuda de su padre, Juana de Ponthieu, fue condenado a muerte por su hermano Alfonso X y ejecutado mediante garrote en Toledo en 1277, con lo que el señorío de La Algaba retornó a la corona. En 1304 fue entregada al infante don Alfonso de la Cerda por Fernando IV el Emplazado, su primo segundo. El infante la cedió más tarde al conde de Niebla. En abril de 1440, el entonces conde de Niebla trocó La Algaba, Alaraz, las heredades del Vado de las Estacas y de Moscoso, y las aceñas del Rey y La Ina, todo valorado en una renta anual de 230.000 maravedises, por Medina Sidonia a Juan de Guzmán y Torres, hijo de Luis de Guzmán, vigésimo quinto maestre de Calatrava entre 1407 y 1443, convirtiéndose así en el primer señor de La Algaba.

Este señorío pasó a ser marquesado en tiempos de Felipe II, monarca éste que, para aliviar su constante necesidad de dinero, entre otras cosas recurría a la creación de títulos para la obtención de fondos de manos de las poderosas casas nobiliarias españolas. Así, en 1565, fue I marqués de La Algaba don Francisco de Guzmán, hijo del IV señor. En esa época, con el temor a conflictos civiles ya fuera de lugar, la torre pierde su utilidad como residencia y como fortificación, por lo que queda abandonada al mudarse su propietario a un palacio en la misma Sevilla.

Así pues, la torre quedó pasó desde ese momento a tener las funciones más variopintas, como refugio para la población cuando el Guadalquivir se desbordaba, granero e incluso cárcel local.

Descripción:

Se trata de una torre fuerte edificada dentro de la población, en una época en que los conflictos civiles entre las poderosas casas nobiliarias castellanas hacían bastante inseguro habitar lejos de los núcleos habitados. Además, esto permitía un mejor control del vecindario, susceptible de cambiar de bando si se terciaba.

Es un potente edificio de planta rectangular, de 13,10 x 9,35 metros aproximadamente, construido enteramente de ladrillo de adobe en el más puro estilo gótico mudéjar. Cuenta con cuatro plantas y una azotea almenada. Como elementos decorativos en su austera fachada, sólo podemos ver un ajimez con arcos lobulados y una balaustrada de piedra con dos rosetones tallados en la misma, una ventana con arco de herradura enmarcado sobre un alfiz, el blasón de la Casa de Guzmán y, bajo el mismo, una lápida escrita con caracteres góticos donde se lee:

Esta torre mandó fas
er Juan de Gusman se
ñor defte lugar, hijo de
l señor don Luis de Gus
man, maestre que fue de Ca
latrava. Año de MCC
CC e XLVI años

O sea, que la torre fue concluida apenas seis años después de obtener el señorío. El acceso se encuentra en la fachada sur al nivel actual de la calle, y se realiza por un arco de medio punto cerrado por una reja trabada. Los muros al nivel del suelo tienen un grosor de dos metros, disminuyendo a medida que se asciende. En la cara norte y al nivel de la última planta hay un desaguadero que da salida al agua de lluvia acumulada en dicha planta, ya que esta forma un pequeño patio porticado interior rodeado de diversas dependencias. El parapeto, rematado con merlones encapuchados, muestra una hilada de aspilleras con derrame hacia abajo.
La torre está completamente rodeada por el caserío urbano, excepto un callejón que da a la puerta de entrada, formando una manzana de casas.

Materiales:

Todo el edificio está construido con ladrillo de adobe, incluso los escalones que llevan de una planta a otra. Sólo encontramos sillería en la base y el arco de la puerta de entrada, todo ello labrado en piedra caliza.

Estado de conservación:

La torre se encuentra perfectamente conservada, si bien por estar prácticamente engullida por el caserío urbano no puede contemplarse en todo su esplendor.

Visitas:

La torre se encuentra cerrada al público. Contactar con el Ayuntamiento de La Algaba.

Protección:

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Fuente: CastillosNet.