lunes, 9 de mayo de 2011

El Alcázar del Rey Don Pedro

Fotografía: Ricardo Herranz.

Situación:

El Alcázar del Rey Don Pedro se encuentra al oeste del recinto amurallado, y en el punto más alto, de la localidad sevillana de Carmona.

Historia:

Dada su situación en el fértil valle del Guadalquivir, los asentamientos humanos en esta zona se han sucedido desde muy antiguo. Se han encontrado vasos campaniformes que se conservan en el museo arqueológico nacional de Madrid y que datan de finales del Neolítico, concretamente del periodo Calcolítico. Fue colonizada por los fenicios y cartagineses, y se convirtió en una ciudad romana de gran importancia como lo atestiguan las murallas y puertas, modificadas en la época almohade y, luego, en el siglo XVIII (puertas de Sevilla y Córdoba) y sobre todo la necrópolis, en el exterior de la ciudad, que contaba con no menos de ochocientas tumbas, algunas de las cuales tienen el aspecto de una villa romana.

En el año 884 Carmona sirvió de refugio a los sevillanos que huían de los normandos. En el año 895 esta plaza fue conquista por Al-Mudaffar. Tras cinco siglos de historia musulmana, Carmona fue reconquistada por Fernando III el Santo en el año 1247. Carmona sufrió el asedio de su vecina Sevilla hasta incorporarla a su reino en el año 1502.

El alcázar Real o del Rey don Pedro era originalmente un alcázar árabe, pero en el siglo XIV Pedro I el Cruel lo convirtió en un fastuoso palacio, residencia y cárcel sucesivamente de sus amigas la Padilla, la Coronel y la Guzmán, hasta que los Reyes católicos emprendieron su reconstrucción, levantaron el cubete y embellecieron las dependencias reales, pero desistieron por los destrozos causados por el terremoto de 1504.

Descripción:

El palacio-fortaleza es de forma rectangular, se adapta al terreno en que se asienta y se articula en dos recintos también rectangulares. El primero de los recintos posee en uno de sus ángulos una torre en forma de cubo circular. Al oeste se sitúa la torre-puerta. El otro recinto también está reforzado por una barrera defensiva y varias torres, entre las que destaca la de la Piedad y la del Homenaje. Las torres son el elemento defensivo que prolifera a lo largo de todo el edificio.

La torre de la Piedad permite el acceso a la zona interior del recinto. La torre del Homenaje es de mayores dimensiones que las restantes, está rematada por una estructura de almenas defensivas y posee una saetera en su centro.

Un aspecto destacado de este edificio es su rica decoración. El palacio se situaba en torno a un patio decorado con columnas de mármol, paredes alicatadas y arcos de estilo mudéjar. Todo esto denota una clara influencia árabe. Otras dependencias destacables son la Cámara Real y la Capilla. Muy interesante también es la doble puerta árabe de ladrillo, con un gran arco de herradura apuntado, sobre la que se ven los restos del soberbio matacán que la defendía.

Materiales:

El material que prima en toda la construcción es la piedra. Ésta se trabaja con distintas técnicas constructivas como la mampostería y el sillar. El tapial y el ladrillo son sistemas muy utilizados por el arte defensivo islámico. El sillar se suele utilizar para las zonas nobles del edificio.

Estado de conservación:

Con la declaración de Monumento Nacional comenzaron las obras pertinentes para la instalación, a su lado, del Parador Nacional de Turismo, llamado de San Pedro, lo que ha beneficiado al edificio preservándolo del paso del tiempo.

Protección:

En 1931 fue declarado Monumento Nacional. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó un reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Fuente: CastillosNet.