viernes, 3 de agosto de 2007

La Niña de los Peines


La Niña de los Peines fue una cantaora flamenca considerada como una de las voces mas importantes en la historia de este arte. Su verdadero nombre fue Pastora María Pavón Cruz.

Nació en Sevilla el 10 de febrero de 1890, falleció en esa misma ciudad el 26 de noviembre de 1969. Hija de un matrimonio gitano de tradición cantaora, su padre fue Francisco Pavón Cruz, conocido como "El Paiti", natural del Viso del Alcor, su madre fue Pastora Cruz natural de Arahal, y sus dos hermanos Tomás y Arturo Pavón, también cantaores.

A los ocho años realizó su primera actuación pública, cuando es contratada en una caseta de la Feria de Sevilla para sustituir a su hermano mayor.

En 1901 debuta en Madrid, en el cafe del Brillante, donde conoce a Ignacio Zuloaga que la convence para actuar en Bilbao en el Café de las Columnas.

A partir de entonces comienza a conocérsela como La Niña de los Peines por unos tangos que interpretaba frecuentemente y que sin embargo jamas grabó en disco a pesar de las insistencias de las casas discográficas

"Péinate tú con mis peines,

que mis peines son de azúcar,

quien con mis peines se peina,

hasta los dedos se chupa".



"Péinate tú con mis peines,

mis peines son de canela,

la gachí que se peina con mis peines,

canela lleva de veras".



En junio de 1922 participó como miembro del jurado en el I Concurso de Cante Jondo, celebrado en Granada, en el que el gran Antonio Chacón ofició como presidente.

Fue amiga de Manuel de Falla, Julio Romero de Torres, que la pintó en uno de sus lienzos y Federico Garcia Lorca a quien conocio en casa de La Argentinita. Lorca la citó poeticamente en sus escritos. "Jugaba con su voz de sombra, con su voz de estaño fundido, con su voz cubierta de musgo".

Viaja por toda la geografía española compartiendo escenario con los artistas flamencos más famosos del momento, Manolo Caracol, Pepe Marchena, Don Antonio Chacón o el guitarrista flamenco Ramón Montoya entre otros muchos.

Poseedora de una gran inteligencia natural a pesar de carecer de cualquier tipo de estudio, profetizó ya en 1934 el cambio en los gustos del público; "No me puedo quejar del público, pero veo que el cante va por mal camino. A la gente ahora no le gusta más que el cante malo".

Tras el paréntesis de la guerra civil continúa su actividad con diversos espectáculos como "Las calles de Cádiz" de Concha Piquer o "España y su cantaora" que se estrenó en Sevilla con gran exito.

En 1961 se le rinde un homenaje nacional en Cordoba con la participación entre otros de Antonio Mairena y Juan Talega.

En 1968 fue inaugurado un monumento en su honor, situado en la Alameda de Hércules (Sevilla), obra del escultor José Illanes. Mas tarde se realizó otro como reconocimiento de la ciudad de Arahal, localidad a la que estuvo vinculada por su madre.

Falleció en Sevilla el 26 de Noviembre de 1969, poco despues que su marido el también cantaor Pepe Pinto.

Obra:

Destacó principalmente por sus seguiriyas, tangos, peteneras, bulerías y soleás, aunque realmente fue una cantaora muy completa que dominó todos los palos del flamenco y creó estilos nuevos como la bambera.

Dentro de las distintas modalidades de soleás que interpretaba es preciso destacar la de Mercé la Serneta, a quien había conocido en su juventud.

La Junta de Andalucía ha declarado su voz bien de interes cultural, un hecho sin precedentes. Entre 1910 y 1950 grabó 258 cantes en discos de pizarra que en 2004 se han publicado en forma de 13 discos compactos. La labor de recuperación fue posible gracias al Centro Andaluz de Flamenco, dependiente de la Conserjería de Cultura de la Junta de Andalucía, que tiene su sede en Jerez de la Frontera. En ella trabajaron un grupo de 30 personas (12 investigadores) durante ocho meses.

Estas grabaciones son un autentico tesoro musical y cuentan con el acompañamiento a la guitarra de Ramón Montoya, Niño Ricardo, Manolo de Badajoz, Antonio Moreno, Luis Molina, Currito de la Jeroma y Melchor de Marchena.

Fuente: Wikipedia.