domingo, 23 de marzo de 2008

Ntra. Sra. del Rosario (Sta. Catalina)


ANTIGUA, REAL, MUY ILUSTRE Y FERVOROSA HERMANDAD DE NTRA. SRA. DEL CARMEN, BEATO MARCELO SPÍNOLA, Mª STMA. DEL ROSARIO Y SANTO DOMINGO DE GUZMÁN

Sede Provisional Parroquia de San Román.

Procesiona en Noviembre.

Referencia histórica.- Gran novedad para nuestros anales de Gloria fue la recuperación en el año 2002 de la salida procesional de esta Hermandad, que acababa de fusionarse oficialmente con la del Carmen, culminando así una aspiración largo tiempo mantenida y sostenida. Parece que ya en 1661 se hizo la primera dotación que nos es conocida para costear la fiesta de la Santísima Virgen, y en 1676 consta la existencia de un lienzo al óleo. Por decadencia de la Hermandad, en 1668 la Sacramental se hizo cargo bajo inventario de sus bienes, a cambio de seguir manteniendo el culto a la Señora. Vencidas las dificultades, en 1710 se independiza de la Sacramental y en 1746 hizo un trueque con ella respecto a la colocación de su imagen, que al principio estuvo instalada en el sagrario, pasando entonces a la capilla de hoy.


Desde 1864 a 1878 vivió uno de sus momentos de mayor esplendor, que desgraciadamente después no volvieron a repetirse. La tradición le adjudicó a la Virgen del Rosario el título de Patrona de la feligresía de Santa Catalina, el cual fue confirmado por el cardenal don Luis de la Lastra. La última salida procesional computada fue la del domingo 11 de noviembre de 1979, en que volvió a aparecer en la calle después de medio siglo de no hacerlo, sacada por los hermanos del Carmen. Con fecha 25 de Abril de 2002 el arzobispo monseñor Carlos Amigo vallejo y el vicario general de la Archidiócesis, Antonio Domínguez Valverde, aprobaron la ansiada fusión entre ambas corporaciones, de manera que constituyan una única Hermandad.

Referencia artística.-
Imagen muy hermosa y de gran delicadeza espiritual, fue en sus principios toda de talla, quizá del primer período barroco, aunque algunos comentaristas han remontado su hechura hasta el siglo XVI. Desmochada para vestirla, fue hace poco reconstruida en lo posible por el taller Ixbilia, que le puso un hermoso y brillante estofado de fantasía, mezclando el oro con elementos vegetales, lo cual le otorga enorme riqueza y visualidad. Lleva manto postizo, corona, ráfaga y media luna, pero dejando descubierta su parte frontal.

La joya cumbre de esta corporación la constituye su fenomenal "Simpecado de gala", que junto con el de la Virgen de las Aguas de la ex -colegiata del Salvador, son las dos piezas mejores en su género de toda la ciudad. Al parecer, se estrenó en 1768. Va bordado en oro sobre terciopelo rojo, con jugosos motivos rocallas enmarcando un buen óvalo pictórico. Por si no bastara con esta espléndida insignia, hay otro Simpecado de menor grandeza, pero que serviría igualmente para enorgullecer a cualquier hermandad que se precie. Del vestuario primitivo queda un manto color cereza. También se conserva el magnífico libro de Reglas, con linda vitela policromada. Nos figuramos que para la procesión se utilizará el paso del Carmen, aunque desprovisto de su baldaquino. Seguramente llevará la peana dorada del siglo XIX, que ya tenía la Virgen del Rosario, y en la delantera de las andas se pondrá una meritoria talla de San Juan Niño, del siglo XVII.

Datos curiosos.-
Además del citado libro de Reglas, existe el llamado libro de Honor, conteniendo trece firmas autógrafas de personalidades civiles y eclesiásticas del siglo XIX, pues a esta Corporación pertenecieron cardenales, arzobispos y obispos, grandes títulos de Castilla, e infantas, princesas y reinas. La imagen acoge al Niño Jesús en su brazo derecho, lado inhabitual; una antigua leyenda refería que al principio lo tuvo en la otra mano, pero se cambió milagrosamente de sitio para avisar de cierto derrumbamiento que se produjo en el techo de su iglesia. Este Niño posee un pequeño silloncito de caoba, sobre el cual es instalado aparte durante el día del besamanos.

Momentos destacados.-
Estando reciente la recuperación procesional, acude mucho público en los primeros instantes del itinerario. Por su mayor recogimiento e intimismo podríamos destacar el regreso al templo, ya en hora más tardía, tirando por la bella plaza de San Leandro, Cardenal Cervantes y calle Santiago.

La información contenida en esta entrada ha sido tomada de la página web de Hermandades y Cofradías de Sevilla.