lunes, 28 de abril de 2008

Traslado del Gran Poder a Santa Rosalía


El Gran Poder y la Virgen del Mayor Dolor se encuentran ya en Santa Rosalía, donde permanecerán los seis meses que durarán las obras de reforma de su basílica.

Desde primeras horas de la mañana de ayer, la plaza de San Lorenzo comenzó a registrar la llegada de gente para acompañar a la Hermandad del Gran Poder en el traslado de sus sagradas imágenes al convento de Santa Rosalía, motivado por las obras de reforma en la basílica.

Cuando a las once y media apareció por el dintel de la puerta la Cruz de Guía, la plaza de San Lorenzo estaba completamente llena de público, escena que se repitió por Conde de Barajas, Las Cortes, plaza de la Concordia y, sobre todo, en la plaza de la Gavidia.



El Señor lucía la habitual túnica morada lisa después de que en la pasada Madrugá el Señor llevase la túnica de los Cardos. El exorno floral de las andas se componía de un friso de claveles color rojo alrededor de las andas.



Nuestra Señora del Mayor Dolor y Traspaso lucía el manto celeste de camarín de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena. El exorno floral estaba compuesto por claveles blancos bordeando las andas.

Disfrutar de la cercanía del Gran Poder cuando anda por las calles de Sevilla. Poder admirarlo sin la bulla ni la masificación propias de la Semana Santa. Deleitarse en la rejuvenecida ternura de su rostro con una luz a la que no se está acostumbrado. Silencio y respeto al paso de las imágenes y orden y precisión en la organización de un cortejo que estuvo integrado por unos 600 hermanos: Cruz de Guía, hermanos con cirios, Estandarte de la Hermandad, presidencia, acólitos, andas del Señor, Cruz Parroquial, hermanos con cirios, Libro de Reglas, presidencia, acólitos y andas de la Virgen.

El traslado duró exactamente dos horas y cuarto.