viernes, 24 de agosto de 2007

El Paraje Natural Cascada de la Cimbarra


Si por algo es conocida Aldeaquemada es precisamente por La Cimbarra. Esta espectacular cascada de agua de unos 40 metros de altura se encuentra a unos dos kilómetros del pueblo en dirección sur y tiene la categoría de Paraje Natural.

En la zona central de Sierra Morena, a pocos kilómetros del Parque Natural de Despeñaperros y sobre un sustrato de cuarcitas, areniscas y pizarras (en las que es frecuente encontrar fósiles), donde se desarrollan suelos pobres y ácidos, se localiza el Paraje Natural de la Cascada de la Cimbarra, espacio protegido caracterizado por su accidentado relieve.

En la vertiente suroeste aparece encajado el río Guarrizas, creando fuertes pendientes; este encajamiento, producido como consecuencia de la erosión remontante favorecida por la presencia de fallas, da lugar a la aparición de algunos saltos de agua, siendo el más espectacular el denominado de la Cimbarra -en estos parajes, cimbarra es sinónimo de cascada-, siendo también muy conocidos los del Cimbarrillo, en el arroyo de Martín Pérez, y el de María Antonia, en el arroyo de la Cimbarrilla. Por el contrario, los declives más suaves aparecen en el lado sureste, al sur del Cerro de Piedras Blancas.

Flora y Fauna:
La flora se caracteriza por su heterogeneidad. Abunda el bosque mixto de encinas y alcornoques, con un abundante matorral mediterráneo. Existe también una zona de encinas y repoblaciones de pino piñonero y de pino negral.

La fauna es asimismo rica y variada.

Entre los predadores de mediano tamaño abundan el zorro y la gineta, mientras que numerosas rapaces sobrevuelan los cielos de este Paraje Natural de 534 hectáreas de extensión, destacando el águila real y el águila calzada.

Ruta por el Paraje Natural:
El camino de acceso está en buen estado y los esfuerzos por su mejora han sido importantes en los últimos años. La zona se encuentra bien señalizada y no es difícil acceder al sitio. Es recomendable que nuestro coche no sea demasiado bajo debido a que en ciertas épocas del año las lluvias estropean el camino. Una vez llegados a lo alto del Collado de La Cimbarra nos tocará seguir el camino a pie.

Podemos tomar dos opciones, siguiendo la vereda de la derecha, que nos llevará a las Calderetas (pozos naturales formados por la erosión del agua en la piedra) y desde donde podremos observar la caída desde el mismo pie del chorro. La vereda de la izquierda nos conducirá a la Plaza de Armas, lugar desde el que tendremos una vista frontal de la cascada. Recomendamos calzado cómodo y antideslizante para los meses en los que el suelo esté mojado.

Rodeados de jaras y encinas surgirá ante nuestra vista un barranco adornado por escarpados farallones de roca y nuestros oidos enseguida descubrirán el trueno creado por la violencia del agua al caer. Dependiendo de la época del año en el que nos encontremos, la cascada caerá con más o menos intensidad. Si queremos ver la zona en todo su esplendor, siempre es recomendable venir cuando hemos tenido una o dos semanas de lluvia intensa. Hay ocasiones en las que, en las noches de invierno, incluso se puede oír el rugido desde el pueblo.


La vista del paisaje es majestuosa y la disposición de los abrigos de roca hacen que a veces confundamos la horizontalidad del terreno (lo que parecía llano desde un punto, ahora parece que está en pendiente y viceversa). Suponiendo que hayamos elegido el camino de La Plaza de Armas, encontraremos La Cimbarra de frente. Ahora elegiremos una vereda que sale hacia la derecha en dirección a la laguna.

Pasaremos un molino abandonado cuyas gigantescas ruedas de arenisca están desperdigadas camino abajo. Desde esta zona también podremos observar diferentes vistas del chorro, hasta que lleguemos al pie del agua. Si se trata de una visita tras una época de lluvias, con seguridad el viento nos traerá una neblina de agua que nos empapará de la cabeza a los pies. Los más atrevidos suelen empezar a bañarse en sus frías aguas en Semana Santa.
Respecto a este punto recomendamos siempre seguir las lógicas precauciones que se deben tener al bañarse en los ríos: existen remolinos, piedras ocultas por la oscuridad de las aguas a pocos centímetros de la superficie (ni se nos ocurra tirarnos de golpe y menos de cabeza) y zonas muy profundas. Nadie ha logrado NUNCA averiguar la profundidad de la laguna. Los más viejos del lugar aseguran -en algún momento han metido una sonda que nunca ha llegado al fondo- que es un pozo con al menos 30 ó 40 metros de profundidad.

Sobre todo deberemos saber que aunque es posible bañarse, aquello NO ESTÁ ACONDICIONADO COMO ZONA DE BAÑO. Bañarse es peligroso, y más todavía si se va solo, en pareja o si no se tiene experiencia.

Ahora que estamos en la zona, podemos tomar dos opciones: la primera continuar el curso del río para pasar a la siguiente cascada, la del Charco del Negrillo, o subir para acceder a este lugar dando la vuelta al monte en el que nos encontramos. Sólo aquellos que se conocen el área se atreverán a seguir el curso del río, por el que una vez que salvamos uno de los desniveles bajando por un árbol, pasaremos a un paisaje en el que iremos saltando y sorteando unas descomunales moles de piedra caidas desde lo alto de la Plaza de Armas. Encajonados en el barranco llegaremos al Charco del Negrillo, segunda laguna de tamaño superior a la de La Cimbarra, pero con una cascada más pequeña.

En esta ocasión salvaremos el desnivel pegados a la pared y agarrándonos a los salientes de la pared de roca. Este es un paso arriesgado y no recomendable a nadie sin preparación. Una vez llegados al borde del agua, el silencio de la zona, el juego de luces y sombras y el canto de los pájaros convierten a El Negrillo en una laguna encantada y mágica. Si nos sentamos al borde, perderemos la noción del tiempo.

Circulando de nuevo por el transcurso de un río poblado de barbos y cangrejos -que hasta hace poco tiempo siguieron siendo del tipo autóctono español- llegamos a la Junta de los Ríos, lugar en el que se unen el Guarrizas y el Martín Pérez. Optaremos por tomar el Martín Pérez hacia arriba (tengamos en cuenta que lo único que estamos haciendo es darle la vuelta al cerro de La Plaza de Armas) hasta llegar al Cimbarrillo, otra cascada de agua con lecho de arena y una fuentecilla donde apagar la sed.

Continuaremos el cauce del río hacia arriba y nos encontraremos en la Zona de Acampada en la que para poder instalar nuestra tienda necesitaremos contar con el correspondiente permiso. La zona es bastante cómoda, hay barbacoas construidas y tenemos la posibilidad de lavar los cacharros en el arroyo (el agua tampoco es potable). Este es el mejor sitio para instalar la tienda porque hay hierba y el suelo está relativamente despejado de piedras (de esas que nos cuentan las costillas por la noche). Desde aquí el acceso es bastante sencillo a lo alto del Collado, punto de inicio de nuestra excursión.

1 comentario:

serious dijo...

Encontramos informaciones en su blog !

Hola,
Me presento : soy Clémence Perrin, fundadora de Serious Guide, una colección de guías de viaje franceses nueva generación.
El concepto : Serious Guide se apoya en relatos de viaje publicados en nuestro sitio web www.seriousguide.fr . Representa nuestra primera fuente de información para la selección del contenido de las guías de viaje que imprimimos.
Ahora estamos trabajando en nuestra primera destinación, que es Andalucía.
Como nuestro sitio participativo esta siendo realizado, tuvimos que buscar informaciones proviniendo de blogs publicados en diferentes sitios Internet.
Encontramos informaciones en su blog sobre " la Junta de los Rios", de que usted habla con entusiasmo. Mandamos a un correspondiente a esto lugar para comprobar los datos. Hoy, trabajamos a la redacción de esta primera guía y yo quisiera obtener la posibilidad de mencionarle como fuente de información.
Insisto sobre el facto que no vamos a utilizar su relato en nuestra guía. Sólo quisiéramos obtener la posibilidad de mencionarle.

¿Puede darme su acuerdo por correo electrónico a la dirección siguiente : clemence.perrin@seriousguide.fr?

Puede también inscribirse en la pagina de lanzamiento de nuestro sitio Web, para hacer parte de las primeras personas informadas de la puesta en línea del sitio y de la publicación del primer Serious Guide.

Atentamente,
Clémence Perrin