sábado, 11 de octubre de 2008

Calles que empiezan por D

Daoiz: Desde 1880 lleva este nombre en memoria del héroe sevillano que luchó contra la invasión napoleónica.

Deán Miranda: Así denominada desde 1875, en ella vivió Olavide, asistente de Sevilla. Tuvo aquí su tertulia, a la que acudían políticos y escritores, floreciendo en esta calle La Ilustración.

Delicias, Paseo de las: Se llama así desde el siglo XIX en que el asistente Arjona le da este nombre por el chalet que Rousseau tenía en París.

Descalzos: Fue parte de la primitiva judería, y desde el XVII recibe este nombre por el convento de los Trinitarios Descalzos.

Descubrimientos, Camino de los: Avenida principal del recinto de La Cartuja, creada con motivo de la Exposición Universal Sevilla 1992. Discurre paralela al canal de los Descubrimientos.

Diego Martínez Barrio, Avenida: Por el ilustre hijo adoptivo de Sevilla, que tanto influyó desde el Ayuntamiento.

Divina Pastora: Recogida y sinuosa calle de trazado medieval que enlaza San Luis con Feria. Se llama así desde 1890 aunque perdió temporalmente este nombre durante la república de 1931.

Doctor Barraquer, Plaza del: En la Macarena, junto a don Fadrique y frente a la Facultad de Medicina, rinde homenaje al célebre oftalmólogo.

Doctor Fleming: En memoria del ilustre científico que tan valiosos descubrimientos legó a la humanidad.

Don Alfonso el Sabio: En ella se hospedó Lope de Vega a fines del XVI. Recibe este nombre desde 1845, lo que fue motivo de hilaridad general, pues la calle se llamaba Burro hasta entonces.

Don Fadrique: Tiene este nombre desde 1869, en honor de Fadrique Enríquez de Ribera, que levantó el colindante Hospital de las Cinco Llagas cumpliendo el testamento de su madre.

Don Pedro Niño: No se sabe a ciencia cierta si este don Pedro Niño es aquel que tan grandes hazañas realizara mandando la flota española contra los moros o aquel otro ilustre personaje del siglo XVI, llamado Pedro Niño de Herrera.

Don Remondo: Honra esta calle al que fuera arzobispo de la Reconquista, y se llama así desde 1845. En su número 13 vivió en 1820 el poeta Juan Nicasio Gallego.

Doncellas: Por el Hospicio de Doncellas que se fundó en este lugar en el siglo XVI.

Doña Elvira, Plaza: Hermosísima plaza de renombre universal, recibe su nombre de doña Elvira Ayala, hija de Pedro López de Ayala a quien el rey Enrique de Trastámara entregó esta plaza y sus aledaños en recompensa por sus servicios. Tuvo una mayor extensión en otros tiempos, situándose en ella el célebre corral de comedias de doña Elvira, en el siglo XVI. A finales del XVII se redujo al edificarse el Hospital de los Venerables (ver también la entrada Plaza de Doña Elvira).

Doña Guiomar: En honor de doña Guiomar Manuel, la dama que gastó su fortuna en pavimentar las calles y en llevar agua a la Cárcel Real, donde los presos la solicitaban lastimosamente los días de verano.

Doña María Coronel: Recibe el nombre por la fundadora del convento de Santa Inés, situado en esta calle. Esta dama prefirió sacrificar su rostro con aceite hirviendo antes que ceder al acoso a que el rey Pedro I el Cruel la tenía sometida. El día 2 de diciembre se muestra su cuerpo incorrupto en la citada iglesia, donde se sitúa, además, la leyenda de Bécquer, Maese Pérez el Organista (ver también la entrada Doña María Coronel).

Dormitorio: A espaldas de la calle Descalzos, en ella se encontraba el dormitorio de los frailes de esta orden.

Dos de Mayo: En 1870 se le puso este nombre a esta calle de El Arenal en memoria de tan histórico día para el pueblo español.

Duende: Barreduela de la calle Jimios donde en otros tiempos debió haber alguna aparición fantasmagórica.

Duendes de Sevilla, Plaza de los: Simpático nombre con el que se rotula la plaza central de la barriada Los Quintero (en honor a los hermanos Álvarez Quintero).

Dueñas: Recibe este nombre porque en ella se instalaron en 1248 las Compañías de Dueñas, asistentas de las esposas de Alfonso X y Fernando III. En esta calle se localiza también el Palacio de las Dueñas, propiedad de la Duquesa de Alba, y donde vio la luz Antonio Machado en 1875.

Duque de la Victoria, Plaza del: Rodeada de palacios fue una de las plantas más bellas y nobles de toda Europa, destrozada por los comercios que hoy la circundan. Se llama así porque en ella estuvo desde la Edad Media el Palacio de los Guzmán, cuyo miembro don Alonso de Guzmán fue nombrado Duque de Medina Sidonia en 1445. En uno de los desaparecidos palacios tuvieron lugar los hechos que Calderón de la Barca reflejó en su comedia El médico de su honra (ver también la entrada Plaza del Duque de la Victoria).

Fuente: ABC.

3 comentarios:

El callejón de los negros dijo...

Y esa calle Dársena del barrio de los Humeros...

Saludos
Antonio

Duende del Sur dijo...

Preciosa calle esa que mencionas, que se llamó antes calle de Abajo y desde 1881 tiene este nombre, que ni falta hace explicar a lo que se refiere...

Son muchas más las calles de esta ciudad que empiezan por D, contando, claro está, con sus barrios: Dalia, Delfín, Delineantes, Demófilo, Diamante, Diapasón, Dirigible, todas las que mencionan a algún Doctor, etc.

Generalmente en esta sección elijo las más importantes desde el punto de vista histórico y/o que me parezcan curiosas por algún motivo, ya que de ponerlas todas, además de aburrir al personal, parecería esto las Páginas Amarillas jeje.

Un saludo!!

sevillana dijo...

Te agrrego uan más a la lista la calle Dean Lopez Cepero que esta en San Idelfonso esquina con Caballerizas.
Saludos